Despuès de 2 años largos, ANGEL-easy CAZÒ UNA MOSCA. JUBILÒ A CHARLES LUCKY Y ARCHIVÒ A JUAN ROMÀN (y comenzò, para èl, la farra).

Noticias | Pipo Rossi | 02-02-2015

Angel-Easy lo logrò.
No sin antes pasar por màs de un infierno.
Ni siquiera se privò de ser el Hombre que estaba allì al momento de ser eliminado por River Plate, tu grato nombre, en las semis de la Sudamericana, la pre-historia ya.
Por ahora Gigliotti, devenido gran fanàtico, “zafa” y consigue con la venta de humo xeneize convencer a la gilada.
Ni mil patadas contra el Flaco Barovero podràn cambiar aquel fatìdico penal. Ese mal momento lo acompañarà hasta el final de sus dìas.
Tendrà, Gigliotti, muchas revanchas, obviamente.
Pero no habrà pesadilla capaz de superar el horror de la atajada fatal.
Pero no es Gigliotti, candidato al olvido prontamente, el eje de èstos pàrrafos mìnimos con los cuales el Blog vuelve a las andadas.
Angelici, la mojarra de Macri, lo es.
Digamos que Il Conseglieri pudo, dos años despuès, tomar la decisiòn màs feliz de su vida como Presidente de Boca: echar a la mismìsima mierda a Bianchi y cagarse en los oropeles de Riquelme.
“A la mierda Bianchi y a la mierda Riquelme. Si me hundo, serà habiendo hecho lo que querìa y no lo que me obligaban con dos declaraciones pedorras en Fox ò en ESPN” pudo haber sido tranquilamente el razonamiento de El Tano.
Si hasta, cuentan, se “cargò” a Claudio Freire, el valijero de Romàn de la pantalla transnacional.
Ò lo que ocurriò en ocasiòn del primer clàsico ganado en Mar del Plata cuando el “Sciolismo” quiso homenajear al crack que toma mate en la platea.
¡”Plaqueta…las pelotas!”, bramò al telèfono.
Scioli no lo atendiò.
Pero debieron dejar para otro momento la cuestiòn de la plaqueta.
Emergen El Tano y el Vasco como los grandes ganadores del comienzo del año.
Un año que promete entretenimiento a morir.
Al fin…vivimos en la Argentina.

Estamos en contacto.