¿¡MARADONA GRITÓ EL GOL DE GÖTZE!? JODER…(fiction-non fiction novel).

Noticias | Pipo Rossi | 29-07-2014

“No le voy a permitir a NADIE (con el dedito acusador) que diga que éste equipo jugó bien”, Diego Maradona (o lo que queda de él, Rio III, hace unos días al referirse al conjunto dirigido por Sabella).

Lo de fiction-non fiction novel tiene que ver con que el disparador forma claramente de la imaginación del escriba.
Solo una cámara indiscreta (y oculta) pudo-podría haber captado ese momento en la habitación del que, hace casi 30 años fuera un futbolista de otra Galaxia y que hoy, devenido aparente septuagenario cada vez que intenta explicar algo (“Embrague Diego, embrague”, del Pte Correa en “De Zurda”, unos días atrás, Brasil 2014), ha convertido su vida en una desdicha constante.
Obligado a la actuación permanente frente a todos y a todas, en cámara y fuera de ella, el Genio que perdió la genialidad, ofrece un espectáculo permanente. Ahora pide por Menotti.
Mañana quizá pida por su nieto, que más da.

Vivir y dejar vivir.
De eso se trata.

Por eso en las líneas que siguen, (publicadas en la Web de Fox en la columna que vengo entregando desde abril del 2007), sugiero que más vale eternizarlo en el cada día más bello 86.
Todo lo demás, carece de sentido.

Uso y abuso mutuo con el PODER POLÍTICO DE TURNO.
No mucho más que eso.
¿Acaso cree el Kirchnerismo que si gana Massa, Maradona no se pasará de bando?.

Vivir y dejar vivir.

Pero, por favor, no me rompan las pelotas con pseudo-idealismos de cuarta categoría.
El “menottismo”, el “bilardismo” y el “maradonismo”. Todos los “ismos”, a la misma bolsa.

Pena que Sabella no siga.
Porque en nuestro fútbol, y en nuestro país, el PROYECTO se limita al entrenador y a su idea de juego. No es posible (ley Bosnan 1996, ley Webster 2004-5), porque los clubes NO son dueños de los futbolistas.
Solo del tiempo (y relativamente también), que los une en el acuerdo.

De modo que después de Basiles, Maradonas y Passarellas, de Bielsas y Pekerman s, pues uno solo pide que el tipo que pongan al frente tenga sensatez. El juego, el “estilo” solo pueden conseguirlo aquellos que disponen de los futbolistas los 365 días del años durante por lo menos, 4 años.
El resto es solo verso.
E intereses.

Algunos legítimos.
Otros, espúreos.

Pero, intereses al fin.

Aquí el texto.

Maradona, el mito viviente, ha vuelto a descargar todas sus fobias en torno a sus enemigos eternos que, en un abrir y cerrar de ojos, pueden tornarse en sus amigos-aliados.
Gozozo al extremo en el uso mutuo con el Poder de Turno (ahora es “soldado de Maduro” en la Patria Grande Latinoamericana y militante “K” en la Argentina, con el tatuaje del Che Guevara, off course!), Diegote, el “Comunero de Dubai”, dispara contra la “mafia y la corrupción” de la dirigencia de la AFA.
Y propone a César LuisMenotti para el reemplazo eventual de “Pachorra” Sabella, ya que según èl, es uno de los sabios que ha sido separado de su cargo por “enfrentar a la Mafia”. Menotti.
Añade de paso que con èl como entrenador, Messi jugaba mejor y que el equipo, el suyo, fue muy superior al de Sabella.
Uno lo mira (a Maradona) y no sabe si apelar a la nostalgia para recordarlo, eterno, en el 86.
O si debe, uno, ante la mirada de Maradona (sus honorables restos de audacia, ¿inteligencia?, odios, hacerse la idea de que està frente a un humorista extraordinario. Un guionista perfecto de la gran Impostura que, probablemente, el tipo se crea.
¿Es “de izquierda” alguien que le manda a la Interpol a su ex mujer porque dice que le robaron un reloj?.
¿Lo es, acaso, alguien que cobra 100 mil dòlares cash para viajar a una ciudad del interior argentino para un “evento solidario”?.

¿O es un chiste?.

¿Hay que tomar en serio a Maradona?.

Digo todo èsto en medio del tiempo que se toma Sabella para responder si continuarà o no al frente del equipo argentino, que terminò segundo en Brasil por esas cosas del fútbol (algunas perfectas, como el zurdazo de Götze), pero que, claro, debiò ganar por acumulación de mèritos en esa final.
Grondona espera un guiño de Sabella, mientras todos hacen sus apuestas y cuentan sus preferencias.
Hasta donde este cronista ha podido averiguar, Sabella tenìa la decisiòn tomada de dejar el seleccionado al final del Mundial de Brasil, cualquiera fuese el resultado.
Despuès de todo lo que pasò, Sabella duda y existe una chance importante de que siga. Al menos hasta la Copa America de Chile, el año pròximo.
Se ha escrito mucho sobre Sabella, sus cualidades y su “normalidad” a la que tanto nos habìamos desacostumbrado.
Los berrinches de Maradona, el gran Impostor, al que creo no debièramos tomar en serio, hacen foco en un tema que ojalà signifique una continuidad para el seleccionado argentino.
Y, fuera de broma, mejor no pensar que hubiera sucedido con el devenir de Maradona (extraña caricatura de lo que alguna vez fue un futbolista extraterrestre), si Messi y Cìa daban la vuelta en el Maracanà.
Porque al verlo despotricar contra Messi, la selecciòn, los dirigentes, luego de Brasil, no resulta extraño imaginarlo gritando como loco el gol alemàn.
Gol que lo mantiene en la cima de cualquier èxito conocido por la albiceleste dentro y fuera de la Argentina.
Una vuelta olímpica argentina hubiera sumido en una angustia existencial de la que, quizà, no hubiera podido salir.
Acaso por ello (tan afecto como somos a la tragicomedia), merezca la pena esperar por Messi y los que vendràn, hasta el 2018.

foxsportsla.com

Hoy, acaba de saberse que Sabella dijo no.
Al menos eso reflejan todos los portales.
La Nación pugna por Pékerman.
Olé parece preferir al Tata Martino.
El primero viene de hacer ya mucho más que los palotes con que garabateó en el 2006. Lo aprovecharon más otros que el propio seleccionado argentino mayor.
El Tata fue un casi-gol en el Barcelona.

A ésta altura de la “soireé” solo aspiro a que quien lo reemplace, entregue la “aburrida normalidad” de Sabella.

Pensaba dedicarme a otra cosa (la verdad), después de que Argentina diera la vuelta en el Maracaná.
El 0-1 ajoba con los jermans-boys me mete en el baile durante 4 años más.

No tendré más remedio que volver a laburar de lunes a viernes (además de los fines de semana), y esperar poder acreditarme para Rusia 2018.

MESSI, el hombre que NUNCA ESTUVO. Ó MARADONA (futbolista), es, fue y serà, el ÚNICO EXTRATERRESTRE. El otro, el “dirigente político”, es solo ENTRETENIMIENTO. ¡Me cago en la puta!

Noticias | Pipo Rossi | 15-07-2014

Debiò ser para la Argentina pero fue para Alemania.
Hay, quizà, cientos de “porquès”. El primero y principal desde mi punto de vista fue que MESSI faltò a la cita. Acaso sea cierto que jugò para 7 puntos promedio a lo largo de todo el Mundial, como tambièn que fue constitutivo y clave en esa primera parte del certàmen. Todo ello, aùn valorado, resultò INSUFICIENTE.

Para ser un EXTRATERRESTRE, categorìa a la que pertenece MARADONA-futbolista, hay que jugar 10 PUNTOS en el partido nùmero 64 del Mundial. Todo lo demàs, TODO, relativiza la condiciòn.
La deshace.
Aunque uno traiga en la mochila todo el fenomenal antecedente deportivo que tiene el Genio rosarino.
Pero no alcanza. No alcanzò en Brasil.

Messi fue EL HOMBRE QUE NUNCA ESTUVO. Se quedò fuera de la consideración en los DOS ùnicos partidos SERIOS que debìa afrontar el equipo: Holanda y Alemania.
¿Quiere que busquemos atenuantes?.
No hay problema.
Agüero llegò lesionado. Y JAMÀS se recuperò. El que ingresò en esa final tenía el cuerpo de Agüero pero no era el Kun.
Di Marìa se “rompiò”.
Y el Pipita amagò y ese amago le alcanzò para marcar contra los belgas.
Alli comenzò y allì concluyò.
Entonces los “cuatro fantàstico”, el “pòker de ases” se deshilachò.
Sabella hizo entonces lo que pudo, que fue mucho. Blindarlo, poner a disposición toda la parafernalia defensiva que es IMPRESCINDIBLE para ganar una Copa del Mundo.
Asì y todo, no pudo hacer EL PARTIDO PERFECTO contra Alemania.
Tener a Alemania en el piso, rogando que no martilles la 38 que tenès en su frente, tres veces (algunos dicen 4 y hasta seis posibilidades antes del minuto 113 y el golazo de Götze), es claramente, no jugar el partido perfecto.
Cometer el error defensivo previo al acierto MARAVILLOSO del derecho que definiò con zurda, tampoco.
Biglia, Zabaleta y Marcherano van sobre la posición de Shürrle, aunque no pueden impedir que meta el centro.
Demichelis, en LUGAR de ir con GÖTZE, ¡cierra hacia el lateral donde està Sürrle tapado! y lo deja solo al goleador con el arquero argentino.
El Negro Garay, de ENORME Mundial, nunca abandonarà el dilema sobre si ir a la posición de Götze, al que soltò Demichelis, o especular con que la pelota venga larga a su espalda, ¿para Lahm quizà?.

Y entonces Alemania MATA.
A diferencia de Higuain, que toda la vida pensarà como es que le pegò con el diario en el mano a mano.
Ó de Messi, que normalmente obliga al arquero a buscarla en la red, como en el segundo.
Ó de Palacio, que repite su mala definición solo con el arquero, en el primer suplementario.
Alemania SI JUEGA EL PARTIDO PERFECTO.
Y gana.

No volveremos a ver un Mundial en Brasil.
No volverà a “monitorear” Julio Grondona, el sorteo de una Copa para que al equipo argentino le queden solo DOS de los siete necesarios para volver campeòn a casa.
No volverà Alemania (ninguno, pero menos Alemania), a rogarte en el piso que no lo ejecutes. Una, dos, tres veces en el mismo partido.
Esto no sucederà.
Por eso cualquier gesto de INDULGENCIA o de “què bueno que somos subcampeones”, le suena a èste escriba casi una ofensa.
Entiendo todo.
Y sè que es mejor estar en la Final que volverse en Cuartos, como se venía repitiendo desde Francia 98 en adelante.
Pero NADA me sacarà de la cabeza que Brasil 2014 fue diseñado para el equipo ARGENTINO.
Y que el equipo Argentino LO PERDIÒ.

Con todo el dolor del alma.
Quizà no haya olvido, pero la pena serà eterna.

UN COMUNERO (no de Parìs, de Dubai) CON EL CULO ENTRE LAS MANOS. SE VIENE LA FINAL (¿y el FIN DE LA HISTORIA?).

Noticias | Pipo Rossi | 10-07-2014

El Mandamás del Mundo lo llamó “Mufa”.
Yo prefiero la denominación “El Comunero de Dubai”, o “el Pseudo-Che”, o derecho viejo el “Neo-Che de la TPV y de la Patria Grande que garpan los sucesores de Hugo Chávez”. Cualquiera de los “factores” lo describe, aunque yo, personalmente, no crea en los “mufas”. Puede que le haya resultado hartante al Mandamás del Mundo y, huevos llenos, saltó lo que tuvo más que ver con el alivio del gol de Messi (y con odios justificadamente acumulados) que con la creencia propiamente dicha en los malos augurios de una presencia.
El asunto es que el Comunero de Dubai está embargado por el temor reverencial a lo que puede significar quedar convertido en un ESTATUA DE SAL.
Ya el 1-7 que los teutones les propinaron a los brazucas, envalentonó al Comunero y al grupo de “chupacu” que le hacen la corte.
“Vieron que YO (él) no era el problema”?, comenzaron a argumentar con 4 años de atraso intentando aún disimular el ROTUNDO FRACASO en que se convirtiò la carrera del Comunero luego de abandonar la práctica activa de fútbol para pasar -intentar- convertirse en Director Técnico. “Los alemanes son buenos de verdad”, vienen a descubrir al final del día. Lo que soslayan los “chupacu” es que fue el propio Comunero quien diò aviso horas antes que “no había que comerse la galletita de Alemania”. Se la comió él y millones de brazucas que deambulan, incómodos, con el ort -rot por el infierno del fútbol.

Porque convengamos que en eso (intento de ser Entrenador), el Comunero fue un ROTUNDO FRACASO.
En todo lo demás vinculado a actividades profesionales y de guita, hay que decir que El Comunero de Dubai “la rompe”.
La Tele y las audiencias lo adoran.
También lo detestan.
Casi una década laburando con The Uncle Fernando Niembro, me enseñó que existen miles (millones) de pelotudos que solo te miran-escuchan-leen, para putearte.
Internet, la CLOACA, ha mejorado exponencialmente ese número porque les hace creer a los insultantes que “pueden participar”.
Lo absurdo es que mientras los insultantes insultan, los insultados facturan.
Así que…grazie.

Sigo.

No se ha visto al Comunero gritar un gol argentino. (Me refiero a éste versión del Comunero, “hincha” de Uruguay en el 93, previo al fiasco “basiliano” e hincha de Uruguay y de Suárez, y de Chile, o de Ecuador o Costa Rica, en éste mundial).
Solo apareció con cara de circunstancia en la previa de un partido de Argentina, encerrado en su habitación sin poder disimular que no la pasa bien cuando el equipo avanza en el Mundial.
El Comunero la pasa mal. Y se le nota.
Le echa la culpa al a FIFA de no poder entrar a los partidos.
Como se ha visto, hasta Bebote entra a la cancha cuando se le cantan los huevos.
¿Cómo no va a poder entrar el Comunero de Dubai?.
Es mil veces más “cool” estar en “De Zurda” bajando lìnea contra la Fifa y el POWER.
Da “hombre de izquierda”.
Pero la pasa mal el hombre.
La pasa mal.
“Mi equipo jugaba mejor” ha dicho. Y uno piensa…”pobre Fiera”.
Para colmo Julio lo llamó “Mufa” y el Comunero está como loco. Solo encuentra algo de consuelo luego de que los muchachos de TyCSports, mostraran una entradita de morondanga que dice “Humberto Grondona”, ideal para el chicaneo eterno.
“¡Como estàn los revendedores!” se entusiasma el Comunero de Dubai.
Pero el equipo gana, entre otras cosas, por la ALFOMBRA ROJA que le tendieron en Brasil los Grondona, sus ex empleadores.

Argentina está en la Final del Mundial.
Mal que le pese a El Comunero y una impresionante sarta de impresentables que piensa “porqué no le pasó a la Argentina y si a Brasil” ese maldito 1-7. Harán fuerza por Alemania. Allá ellos, pues estàn en perfecto derecho.

Queda solo un partido.
Y Messi, el GENIO, ha cumplido a medias al momento de escribirse estas líneas.
El escenario es inmejorable: el Maracaná y el rival una fabulosa versión (¿la mejor?) del seleccionado alemán de todos los tiempos.

La HISTORIA, o mejor, EL FIN DE LA HISTORIA, esperan al 10 rosarino y otros treinta GLARIADORES incluyendo a todos quienes laburan en el seleccionado, con talento para escribirla. O concluirla.

Comunero…relájate y goza, que la vida es corta.

LIO, ANGELITO Y EL “OCOTE” INDISPENSABLE PARA GANAR EN UNA COPA DEL MUNDO (lo digo por el cabezazo en el palo de Blarim Dzemaili, con “Chiquito” sin nada que hacer en el tiempo de descuento).

Noticias | Pipo Rossi | 01-07-2014

Argentina fue màs de Suiza.
Argentina ES màs que Suiza, normalmente.
Pero en un partido de Octavos de final, algunos rinden por encima de sus posibilidades, otros por debajo, y otros estàn iluminados.
Argentina pugnò.
Luchò, quitò, sufriò.
Hasta en un momento pareciò ser superado y, aunque màs no fuere por apenas minutos, le quitaron la pelota provocando un -insòlito- “ole” del pùblico brasileño.
El equipo sigue mejorando, pero sin terminar de producir en los ùltimos metros, esa diferencia que, en nombres, posee en relaciòn con los equipos que ha debido venir sorteando.
Higuain sigue ausente.
El Pocho Lavezzi pareciò sentirse mil veces màs còmodo entrando para acomodar el “cuarteto fantàstico” sin formar parte de èl, que comenzando desde el vamos.
Porfiò màs de lo que produjo.
El Pipita, insisto, no da piè con bola.
Tampoco Rodrigo con su ingreso, le abriò los caminos al equipo.
Ni aportò claridad, excepto en la ùltimo -y decisiva- jugada del partido.
Diò la sensaciòn de necesitar màs tiempo cada vez que entrò en contacto con la pelota.
No lo tuvo, no se lo “fabricò”.
Messi jugò bien y fue artìfice de la maniobra previa al gol del que, probablemente, fue la gran figura del partido: Angel Di Maria.
Di Maria fue encontrando-se, de menor a mayor. No solo èl. Tambièn el equipo.
Como una gesta individual entre dos (Messi y Di Maria), se pudo disimular ese vacìo que le apareciò despuès del segundo tiempo.
Como si Argentina no hubiese estado preparada para jugar tiempo suplementario.
El equipo sigue entregando en cuentagotas y sigue esperando por que las apariciones se den en modo simultàneo.
Hoy Messi, mañana Di Maria, ayer Rojo, anteayer Romero. Casi siempre Mascherano. Ya no el Kum. Alguna vez, esperemos de aqui a tres partidos, Higuain.
Argentina, LLENO DE DUDAS, pero con LOS DIOSES jugando para ella, SIGUE EN EL MUNDIAL.
Otra vez en cuartos.
Sufriò como todos, quizà no tanto.
¿Menos que Brasil?.
Desde ya.
¿Còmo Holanda?.
Parecido, pero sin tener que remontar, lo que no es poco.
¿Igual que Alemania?.
Con el mismo desgaste.
Màs que Francia, un poco menos que Costa Rica (los penales son un drama intransferible).
Veremos que pasa con Bèlgica y los EEUU.
Argentina, creo, debiò ganarlo en los 90.
Y terminò cortando màs clavos que los necesarios.
Pero siguen apareciendo, aùn en la angustia, aquellos que vinieron para marcar la diferencia.
Lo que no mata, recuerden, fortalece.
Y el “test-Suiza” fue funcional, no duden, a las necesidades-sueños del equipo argentino.