MARTINO ES SUPERIOR A BIELSA (en todo caso es como Bielsa, pero cuerdo ó es Bielsa, pero no está loco). Veamos:

Noticias | Pipo Rossi | 23-07-2013

Lo de “superior” no está relacionado con la CANTIDAD de títulos logrados por uno y otro. Campeones con Ñuls ambos o con Vélez en el caso del Loco del Campo Bielsa.
Ó con su pasado como futbolista, uno genial, el Tata, el otro gris-perla tirando a gris.
No.
Quiero decirlo en castellano y con todas las letras: Bielsa come vidrio. El Tata no.
Bielsa se estrella como un kamikaze aún sabiendo que no dará resultado pero lo hace en nombre de sus “principios irreductibles”.
Una pelotudez, para decirlo en argento.
Si tu plantel es Paraguay, vos te adaptás a esos futbolistas y entonces, podés hacer sudar la gota gorda a la mismísima España en el Mundial de Sudáfrica. Si sos Martino, obviamente.
Si tu plantel es Chile, vos vas al frente y te comés 3 contra Brasil en el mismo mundial. Si sos el Loco, claramente.
El Tata juega “alla” paraguaya si entrena a un seleccionado paraguayo y “como Ñuls o el Barça” si dirige a Ñuls o al Barça.
Con ésto tiene que ver aquello de “no comer vidrio”.
Estoy convencido de que aquello que muchos ven como una virtud (los “principios irreductibles” del Loco del Campo, su condición de fundamentalista), no solo no son una virtud sino nada más ni nada menos que su “tendo Achillis”, su talón de Aquiles, su debilidad en definitiva.
No me canso de repetir un ida y vuelta fenomenal (para nosotros, los periodistas) cuando Bielsa dió aquella conferencia de prensa luego del mundial de Japón.
Le pregunté porqué había salido a jugar igual que siempre contra los ingleses cuando el empate, eventualmente, dejaba al equipo argentino primero en la zona a la espera de Suecia.
Le pregunté porqué no había “esperado” 10 metros más atrás a los ingleses si la necesidad era más de ellos que del equipo argentino. Jugar “de contra”, le sugerí.
Le pregunté si aún sabiendo que pierde y queda afuera otra vez en primera ronda, ante otra posibilidad (otro mundial), jugaría igual o intentaría una alternativa.
“Aunque quede afuera, hago lo mismo”, me dijo.
Y claro, lo fundamentó.
Pensé “no tiene arreglo”.
Está por supuesto, en todo su derecho.
Y es RESPETABLE y querible.
Pero prefiero otro modelo.
Martino encaja a la perfección con el estilo de juego del Barça.
Aunque no le vaya bien.
No será el “modo” un problema.
No será el “estilo” un problema.
El Tata hace jugar como jugaba él (si conduce a Ñuls o al Barça) ó se adapta al estilo y circunstancias de otra “idiosincracia”, si le toca alguna vez, pongamos, un equipo vasco.
Yo apostaría por el Tata.
Desde ya, está viviendo lo que ni siquiera para él, fue un sueño.
Empieza al revés: desde la realidad, re-construir el sueño del Johan Cruyff.
Que la vida le ría y cante.

NI CAMIONEROS, NI BARRAS-BRAVAS: SOLO LA ABSOLUTA ESTUPIDEZ TRADUCIDA EN VIOLENCIA. ¿Ganó? CANTERO, PERDIÓ (por goleada) INDEPENDIENTE.

Noticias | Pipo Rossi | 02-07-2013

No hay noticias al momento de escribirse estas líneas, sobre la fecha para la Asamblea de Representantes en el Club Atlético Independiente de Avellaneda que debió suspenderse el viernes pasado por acción del neo lumpen-proletariat (ma non troppo), que paga cuota social. Una treintena de barras en acción (más allá de su pertenencia o no al grupo violento), hizo un trabajo impecable para fortalecer a Javier Cantero. El pretexto fue la furia y el enojo. ¿En los hechos? Son el comienzo del “entornillamiento” del Presidente al sillón presidencial.

Cometieron, los tarùpidos, una imbecilidad rayana en el suicidio político porque serán expulsados (es de esperar) y probablemente consigan exactamente lo contrario al objetivo planteado: tener que bancarse a Cantero hasta el final de su mandato.
Solo “hacer política” puede modificar las cosas. Pero no CON ellos (los arrojadores de sillas). Sí, con todos.
Dejar en manos de Cantero la situación (de manifiesta incompetencia), equivale a no volver a jugar en Primera por muchos años.

Ha quedado absolutamente claro que siempre se puede estar peor. Depende básicamente, de la inutilidad que desplieguen aquellos dirigentes que son puestos al mando de las situaciones críticas. Lo digo por Javier Cantero, el presidente que quiere atornillarse. Su caso alcanza para demostrar que cualquier dato que solo produzca incredulidad puede volverse cierto (realidad horrenda por cierto).
Cantero hizo lo que parecía imposible: gestionó peor que Comparada.
Entre los dos, enterraron la gloria de Independiente y está en duda cuánto tiempo llevará volver a la Primera División.
A diferencia de River, el Rojo de Avellaneda carece de recursos importantes a mano (el próximo pasivo rondará los 400 millones de pesos con un incremento en la deuda post-concursal de casi 100.000.000) y la “solución política” es por ahora una u-topía.
Entre los autores de la barbarie a sillazo limpio en que se convirtió la Asamblea de Representantes del viernes pasado, no hubo un solo integrante del Gremio de Camioneros, que conduce la familia Moyano, de esperpèntica actuación también en la gestión del inefable (y absolutamente inútil), Julio Comparada.
Pobre Independiente.
Tan cerca de Comparada-Cantero-los Moyano y tan lejos de los buenos viejos tiempos.
Pobre Independiente.

Quienes agredieron a Cantero provocaron la paradoja de fortalecerlo a él y debilitar al Club.
No hubo, tal como se intentó interpretar desde los sectores que enfrentan a Moyano, ni organización para destituir a Cantero, ni corporaciones detrás de los sillazos. Tampoco el Gremio de Camioneros.
Las expresiones de elefantes en bazar (Moyano hijo o el twitt del tal “Bebote”),no alcanzan para provocar la ira de los centenares de socios que tomaron conciencia concreta de que están en el fondo del pozo durante el intento de reuniòn del último viernes y quisieron echar -literalmente- a sillazos al Presidente y su CD.
Ello -la bronca- se cocinó a fuego lento durante 38 fechas, la agonía más larga desde que se juegan los descensos en tres temporadas.

Moyano podrá ser el peor enemigo político que pueda tenerse ya que su capacidad de provocar daños es altísima.
Moyano puede parar la Argentina.
Imaginen si puede parar Independiente.
Pero no es un torpe en política.
En la Asamblea hubo 44 de los 60 representantes del oficialismo (los que, en teoría, votan a pedido de Cantero) y 11 de los 30 de la primera minoría.
En las condiciones en que se desarrolló la “asamblea” (duró escaso cinco minutos antes de que todos huyeran según sus posibilidades), ¿alguien puede pensar que no se iban a conseguir los 30 votos necesarios para que se llame a elecciones en 60 días?.
¿Moyano iba a mandar a sus afiliados al gremio de camioneros a suspender una asamblea a la que los propios representantes de Cantero estaban dispuestos a votar por un adelanto de elecciones?. A mano alzada y a viva voz se hubiera votado por un adelanto de las elecciones.
Moyano no puede ser tan torpe. De ninguna manera.

Pero ésto (la barbarie es de los otros, yo soy un impoluto) es lo que instaló el presidente: “No le voy a entregar el Club a los violentos”.

No estuvo la barra brava.
No estuvo el gremio de camioneros.

¿Quienes quisieron, entonces, echar al presidente?
¡Los socios con cuota al día!.
Hartos de Cantero.
Conscientes, acaso por primera vez, de la situación en la que se encuentra el Club.
Ellos y su mayúscula estupidez e incapacidad para pensar, terminaron siendo “funcionales” a Cantero.
Que insistió en la perorata contra Moyano y los violentos.
Que, repito, no estuvieron.
Pero que, en el caso de Moyano, debería estar (es el Primer Representante) si es que pretenden encontrar una luz al final de éste lamentable camino iniciado ya hace mucho tiempo y que la dupla inolvidable (Comparada-Cantero) acaba de estrellar al fondo.

El tal Bebote puede seguir jugando al carnaval. La última vez que apareció llevaba una mascarita.

Pero el Club debe darse las condiciones para levantar cabeza.
Y no es precisamente, excluyendo.
Cantero debería saber que no es un iluminado.
Y Moyano que no volverá a Primera División poniendo sus camiones de culata para impedir que los adversarios lleguen a la cancha para jugar los partidos.

Los socios, por su parte, violín en bolsa con la bronca. Ya han causado un estropicio impresionante.

O Independiente se da las condiciones o pasarán muchos años para que podamos volver a relatarlo en Primera División.
De todos ellos depende.

La ùnica palabra con cierto grado de lógica en todo el batifondo rojo volvió a salir de la boca del entrenador Miguel Brindisi: “así va a ser difícil volver pronto a Primera”.

¿Lo entenderán?