SADOMASOQUISMO XENEIZE.

Noticias | Pipo Rossi | 28-12-2012

Bianchi desprecia a Mauricio Macri.
Mauricio Macri detesta a Carlos Bianchi.
Bianchi no soporta a Angel-Issy.
Angel-Issy no lo puede ni ver a Charles Lucky.
Riquelme, triste porque cobra pesos a valor del dólar oficial, odia a Macri y desprecia visceralmente a Angel-Issy.
Angel-Issy y Mauricio odian con un modo cuasi clasista a Riquelme, el triste.

Todos, no obstante, declararán su felicidad si Román juega para Boca la Copa Libertadores del inminente Veinte-Trece y algún que otro partidete del fóbal local, con River por ejemplo.
Obvio que, además, prenderán velas para que la-s maldita-s lesión-es “plantar y rodilla”, le permitan estar presente en los días en los que el 10 haya decidido jugar.

En la antigüedad los Bárbaros no solo asesinaban a sus enemigos (los pueblos a conquistar), sino que además, violaban a las mujeres para embarazarlas y que nazcan hijos con sangre de los violadores, o humillaban al muchacho-soldado-promesa que quedaba vivo.
Se lo cogían, lo sodomizaban. Le rompían, en fin, el orto.
Conquistar implicaba no solo matar. Implicaba sobre todo dejar claro donde estaba el Poder y donde la Humillación.
La humillación era un complemento necesario del poder demostrado al enemigo.
Ha ocurrido en èstas últimas décadas también con Yugoslavia o la barbarie Gringa contra el Islám (Guantánamo dixit).
No hace falta irse 15 siglos para atrás, claramente.

Mucho de èsto -sodomizar al enemigo- acaba de ocurrir en Boca.
Podría decirse que a Angel-Issy lo salvó el pelpa firmado en su momento con Román, a través del cual se comprometieron a pagarle el equivalente a 100 mil dólares mensuales, al CAMBIO OFICIAL, mangos más mangos menos.

Riquelme, que se cogió de dorapa al presidente cuando “de coté” tiró a la mismísima merde al “emperador” Falcioni, intentó que además que el Tano, mostrara -con amplia sonrisa y en rueda de prensa-, los signos de la violación.
Le pidió -con guiño de Charles Lucky- FIRMAR OTRO CONTRATO, con el cambio del llamado “blue” (6,78 al momento de escribirse éstas líneas), y una extensión de 12 a 15 meses más.
Con una frutillita: el 1.000.000 anual sería en el caso del nuevo contrato, “limpio” para el jugador, con el 35% del impuesto a las Ganancias a cargo de Boca. Idéntico al que firmó Bianchi, el sexagenario exitoso por 3 años.
Ante todo, igualdad.
La CD del Club le recordó que había uno en vigencia, que el propio Román-el-triste-por-cobrar-al-cambio-oficial, había exigido en su momento y que expira dentro de DOS AÑOS.

Ahora, como dicen todos, “la pelota la tiene Román”.
Éste escriba supone que no se perderá por nada del mundo los 2.000.000 de dólares que tiene para cobrar en los próximos 24 meses y que jugará la Copa; hará fiaca el segundo semestre y quizá cobre en el 2014 amparado por alguna lesión. Si el Boca de Román y Charles Lucky ganara la Libertadores, pues estaríamos frente al escenario del añorado Japòn como te quiero. Esa sería su obligación del segundo semestre.
Recuerden Uds. que, en la Argentina, las leyes siguen favoreciendo a los trabajadores.
Y los compañeros trabajadores futbolistas mantienen la vigencia de los contratos firmados cuando se encuentran lesionados.
No puede haber rescisión unilateral de los clubes.
¡Qué grande el Peronismo!.
Cada vez más de avanzada.
No distingue entre el lumpen-proletariat que afana plasmas en los Super de Bariloche ó los compañeros Camioneros de Hugo o Futbolistas del Turco Marchi.

Señoras y Señores, el Veinte-Doce está llegando a su fin y no ha habido, como se sabe, fin del mundo.
Pero en la Argentina, el ENTRETENIMIENTO, resulta infinitamente más PLACENTERO.

Tengan todos ustedes un MUY FELIZ FIN DE AÑO.

La seguimos.

2.000.000 DE DÓLARES AL AÑO (netos), SEIS EN TOTAL (deducido el 35% de impuesto a las Ganancias y Bienes Personales) SON LOS QUE EMBOLSARÁ EL “VIRREY” POR LOS 3 AÑOS DE CONTRATO. El “combo” no incluye a Riquelme, el de la victoria pírrica.

Noticias | Pipo Rossi | 17-12-2012

Román se “cargó” a Falcioni por televisión y “puso” a Bianchi.
El Planeta Boca agradecido.
Habrá que ver si el Sexagenario exitoso, acaso el hombre de más “ocote” de quién se tenga memoria, repite los buenos viejos tiempos a cargo de Boca.
Festeja Mauro, su hijo, quién funciona en los hechos como socio-representante-comercial-hombre-de-negocios-del-fútbol, del Hombre que tenía -¿lo seguirá teniendo?- el celular de Dios.
Mauro Bianchi, “el escribano”, fue quién ofició de vocero cuando la caída de Diegote en el seleccionado.
Uso la cadena internacional Fox Sports para recordar que “mi papá quiere dirigir”.
Grondona, quién lo había ido a buscar dos veces para recibir sendos portazos en pleno rostro, le hizo saber que su elegido era Sabella y que podía, el Virrey, “chuparle bien la japi”.
El Sexagenario exitoso no llega por méritos propios.
Lo “operó” Román Riquelme, aquel que jugara “gratis” en Boca a cambio de 9 millones de euros cuando volvió de Europa, por obra y gracia de Pedrito, el hombre que partió al más allá con una ronrisa enorme dibujada en el rostro (según se dice en off).
Si Román está, será cierto que el problema “era” Falcioni.
Sino vuelve, quedará claro que aún en la caída, Angelici pidió su cabeza y Charles Lucky, la concedió.
O la verdad verdadera: que no le da el cuero para entrenar, cuidarse, jugar, a pesar de todo lo que el Rey del Micrófono, diga a cada rato y en Cadena Nacional.
Queda claro, más allá de todo, que Riquelme se “cogió” a Angelici, con quién sostiene la verdadera contradicción -y el odio-, y de paso, tiró a la merde a Julio César Falcioni, el no querido.
Es la hora (la tercera) de Charles Lucky, “el ojetudo absoluto”, alias “al saber lo llaman suerte”.
Se lleva en el “bolso” la bonita suma de 6.000.000 de dólares. Casi 9.000.000 “brutos”.
Seis palitos verdes a cambio de una ilusión.
ARGENTINA, país interminable y generoso con todos nosotros.
Ramón en River y Charles Lucky en Boca.
Debería volver EL EQUIPO DE PRIMERA.
Ó LA ÚLTIMA PALABRA, diario.

Dudo que me vuelvan a convocar, pero haríamos un éxito con Niembro a la cabeza.
Eso sí: no contaríamos con la producción del inefable “Jota-Cé Locatti”, expulsado virulentamente del Antigüo Grupo.

Que la vida nos ría y cante.

EN BOCA MANDAN LAS CACEROLAS. ANGELICI, una caricatura de Macri.

Noticias | Pipo Rossi | 11-12-2012

El enraizado fenómeno de “las cacerolas” en la Argentina que no puede con el gobierno de CFK aunque griten, pataleen y dispongan de “fierros mediáticos y judiciales” (pocas veces tan extraordinariamente definidos los poderes para-populares), se “cargó” a Julio César Falcioni a caballo de la debilidad extrema y un gesto demagogo de Angelici, caricaturesco y cocoliche.

En medio, el millonario que la va de hincha de Boca, consiguió una victoria pírrica (solo la llegada del sexagenario Bianchi podría eventualmente ponerlo otra vez en cancha para que sus fanáticos NO vean la realidad, sino lo que imaginan).
Riquelme mantuvo al plantel de Boca hasta la 4 de la mañana el día en que jugaban la final contra el Corinthians para comunicarles el hecho más importantes que se aprestaban a vivir: su Retiro del fútbol y no la final.
Ello permite entender el porqué el equipo bajó notoriamente el rendimiento que hasta ese momento había exhibido durante la competencia de la Libertadores, particularmente la “desaparición” de Riquelme en las dos finales.

Algo no termina de encajar bien en éste tiempo: el Planeta Boca se ha convencido de que Riquelme, el millonario que la va de hincha común, es más importante que Maradona.
Confunde el Millonario, el griterio que “optó” por él cuando el Maradona-extraviado que “conduce” como entrenador, lo borró del mundial de Sudáfrica.
El Rey del Micrófono, cabe señalarlo, es excelente en ese cometido.
Se parece, digamos, al futbolista que alguna vez fue en el 2007. Ni antes, ni después. Ese momento culminante.
Imposible de comparar -en cancha- con Maradona-futbolista.
Con Maradona-tècnico se comparan “Mengueche” o “Pinchilón Fonseca”, y salen ganando.
A ese Diego “venció” el Rey del Micrófono en la Bombonera, atisborrada de “caceroleros” cuyo ley motiv es, “alla” clase media que odia, “se hace lo que yo digo y nada más”.
En la cancha, repito, son incomparables.
Riquelme podría aspirar a lustrarles los botines a Diego.
Pero Angelici, caricaturesco y cocoliche, le da la derecha al microfonista millonario.

Ahora solo les cabe esperar que el Sexagenario Bianchi proceda a mearlos.
Como hizo Ramón con Daniel.
La alternativa es, dicen, el Vasco Arruabarrena cuyo ayudante Markic es uno de los mejores amigos de Riquelme en la vida real.
De modo que Angelici tiembla.
Puede que el Sexagenario o el Vasco, le metan otra vez, al Quintacolumnista que ejerce desde la tele por Cadena Nacional.

Vivimos en la Argentina y damos gracias por tanto entretenimiento.

RIQUELME Y SU LLANTO POR CADENA NACIONAL.

Noticias | Pipo Rossi | 06-12-2012

“Hay gente en Boca que no quiere que vuelva a la Bombonera”.

No sabía que la barra brava, además de quitar banderas, amedrentar opositores y hacer negocios varios, era capaz de condicionar al Prócer caminante Juan Román Riquelme.

“Carlos Bianchi es como mi papá, lo quiero como a mi papá”.

Ahá… ¿y Le Cocó?, ¿un tío?

El Rey del Micrófono está activado.
“Llora” por televisión lo que el cuerpo -y sus no ganas- le impiden defender en la cancha.

“Viejo” para jugar y lleno de plata, el duelo se vuelve resentimiento.

Ganó 9 millones de euros (un poco más) el primer trienio en que volvió.
Iba camino a ganar 4 millones de dólares (un poco más) después de renovar y hasta que se sacó solo tras perder la final de la Libertadores hace unos meses.

Boca le debe a Riquelme (una cuota parte como la que les “debe” a todos sus ídolos).
Pero Riquelme le debe a Boca su condición de multimillonario.
Y gran parte de su “felicidá”.

Lo que no ha entendido Riquelme es que el tiempo (que se “cargó” a Maradona: “entre Maradona y yo la gente me eligió a mí”, ha dicho), también se lo está cargando a él.

Que se haga a si mismo un gran favor: no volverse un vejete gruñón. La vida le ha reído y cantado desde casi siempre. Y lo seguirá haciendo.

Y un detalle más: Messi no será más importante que la Historia del Barça como tampoco Maradona o Juan Román, alias “si me caigo de mi ego me hago mil pedazos”, tampoco.