UN PRIMER RECUERDO DE FÓBAL. Va dedicado al sorete que se deprimió despuès de un empate. Tranquilo, gonca, que te vas a salvar. Es lo que ruego para que no seas, solamente, un vende-humo al que creen (Asad y otros varios), un coimero.

Noticias | Pipo Rossi | 25-04-2012

Amigos, gran abrazo.
Los recuerdos de la infancia, de la niñez y de la juventud, son recuerdos de fútbol.
De trabajo, de escuela, de “campito”, de bailes de cuarteto en el club Central (con chicas “mal”), de Karota los domingos (con chicas “bien”, pero todas ellas exquisitas) y de fútbol, por encima de todas las cosas.
Si “ponchan” el botón Novela (Fiction), se encontrarán con una primera -mínima- entrega.
Estoy inaugurando con ese brevísimo texto, una larga serie por la que aparecerán un montonazo de nombres que, la gente de fútbol, conoce o conoció hace algunos años.
Pocos llegaron a Primera División, aunque algunos hay.
Otros, más o menos contemporáneos, no solo llegaron a la Primera División, sino que además fueron campeones del mundo, como el caso de Marito Kempes. La mayoría mora en recuerdos que, a partir de este momento, habrán de ser cronicados.
Y todos venimos de allí, de la Liga Belvillense de Fútbol, que sigue en la lucha.
El primer nombre de los textos cuasi-novelados en forma de recuerdos de fóbal y de magníficos buenos viejos tiempos, le suena familiar a los hinchas del Rojo de Avellaneda: Merlini.
Sergio La Quecona Merlini, que vivió “tapado” por el Bocha Bochini, acaso del último Gran Idolo de Independiente.
Yo jugué con él y contra él.
Y el primer Recuerdo está vinculado a aquel equipo del que La Quecona era capitán y figura.

Bienvenidos y gracias.

Y un detalle más: en twitter soy @eliopiporossi (para unificarlos con eliopiporossi.com, direccionado junto a eliorossidigital.com, el blog que tanto ha dado que hablar en éstos últimos dias).
Lo digo porque hay un @eliorossireal que puso mi foto, pero que NO soy yo. Es un trucho.
Ustedes pueden seguirlo, no seguirlo, discutir, lo que quieran. Pero tienen que saber que no soy yo.

Ahora sì, “ponchen” y vean.

EL “SOPA” THEILER Y “LA QUECONA” MERLINI, nos ganaron la final.

NOVELA (Fiction) | Pipo Rossi | 25-04-2012

Sergio Merlini, “Quecona” Merlini, jugaba de 5-8-10, tipo Iniesta sin la pinta de vendedor de seguros que tiene el catalán.
Sabía, poco antes de recibir (como suelen decir de Riquelme), el destino que iba a darle a la pelota.
Y en aquella cuarta del Bell campeona del 78, tenía una cantidad de alternativas fabulosas.
El equipo que nos ganó la final en la cancha de Argentinos, barrio obrero y popular de las afueras de Bell Ville, era espectacular. Era, a los 15-16 años, una muestra de fútbol total al que ni jugando 10 finales le hubiéramos podido ganar.
Además nos sacaba una diferencia que, a esa altura, era decisiva. Casi todos ellos eran clase 62 y nosotros, River (Club Atlético y Biblioteca River Plate), eramos, somos, 63.
A los 14, 15 o 16, la diferencia de trabajo y de formación física, es inalcanzable, excepto para algunos pocos elegidos.
Toda nuestra defensa venía del San José, excepto el cabezón Valle, lateral por izquierda con menos proyección que Repsol YPF recién expropiada.
El Cabezón Fillippi jugaba de 2 y la Chueca Fuglini, de 6. Eran, los dos centrales, exageradamente limpios. Solo hubiéramos podido pararlos a patadas, y hasta ahí nomás.
El único que pegaba era yo, el 4.
“Y raspe, y raspe, y raspe Rossi, raspe”, cantaba un grupete de compañeros de la secundaria que se veían divididos en las preferencias porque en el Bell, también jugaban varios que habían sido compañeros nuestros en el baby-fútbol del colegio.
Me veo enfrentando al Sopa Theiler todo el tiempo en un mano a mano que gano y pierdo alternativamente. Pierdo más de lo que gano, esa tarde calurosa de Diciembre.
Cuando comienza el partido, el gringo López (Gerardo, nueve goleador y guapo que nos embocó en la final), la adelanta para Quecona; el “Sopa”, 11 y zurdo hasta los huevitos, ya picó y cuando me pasa para ganarme la espalda y correr en diagonal buscando el mano a mano, lo toco sin mirarlo. Siento el ruido y advierto la polvareda al tiempo que la puteada: “Tolo, la puta madre que te parió”!! se queja el Sopa. Es que intuyendo que me ganaba, le punteo el talón con la zurda y hago que se trabe los pies cagándose un golpe de novela a los 22 segundos del partido.
Se queja todo el Bell, pero para cuando el Manco Galante (el árbitro de esa final), gira, el Sopa, ya de piè, me está tirando una patada de atrás que me hace sentir los tapones rozandome la espalda.
¿”Tas en pedo Sopa”?, le grito-actúo para la tribuna y para el Juez.
El Manco, que me conoce, nos llama a los dos y nos dice: “señores la próxima se van”.
Levanto los brazos como diciendo: “¿yo señor”?
“Si!, Usted!”, el Manco.
“Echeló, echeló”, el Sopa.
“Callate y jugá, cagón”, yo.
“Tolo, no pegués”, ruega la Quecona ya rodeándome y el Toño Rochi, el 4 del Bell “es un sucio, es un sucio”, acota.
“Entran” todos y yo, que sé que se nos van a venir, los miro riéndome para hacerlos calentar.
No tenemos chance. Lo sé. Pero el partido estuvo parado casi cuatro minutos en el remolino.
Ellos son un cuadrazo.
Nosotros somos el Inter de Mourinho contra el Barça: todos atrás esperando que Mario Marroncle (Marito, el papá del pibe que jugó un ratito en Lanús y ahora, creo, anda por Europa), se escape en un contragolpe y le cuelgue una pelota al Petiso Savanco, como Ramirez del Chelsea a Víctor Valdes.
Eso no sucederá.
Pero ojo, el recuerdo lo estoy escribiendo yo mil años despuès y puede que el partido termine como yo lo recuerdo o como lo quiero recordar.
Eso, será otro dia.

¡UUUULTIMO MOMENTOOOO!: VENDEHUMO (AL QUE CREEN COIMERO) DENUNCIA MÚLTIPLE CONSPIRACIÓN.

Noticias | Pipo Rossi | 23-04-2012

Cuando el Turquito Asad dejó aquellas inolvidables imágenes en una tarde mendocina, gritándole “¡¡¡coimero, coimero, la concha de tu madre!!!” al inefable carusito de lombardía, el entrado en carnes contraatacó con su descalificador “falopero!” y uno tiene que pensar que él, que Carusito, está “limpio”.
¿”Are you clean”?, preguntan los médicos, los polis, o los mismos padres a los adolescentes que han entrado en la variante “yonqui”.
Aquí, en la Argentina, el estar “limpio” se refiere más a la cuestión vinculada a la corrupción.
Estar “sucio” o tener “el culo sucio” está usado más bien, para señalar al que ha hecho del pedido de “coima”, un hábito.
Un dirigente que conoce el modus operandi del personaje en cuestión dice: “primero genera el “shock de confianza; gana unos cuántos partidos y hasta puede suceder que permanezca en la categoría o suba algùn escalón”, como ocurrió en la cuarta categoría del fútbol argentino algunos años atrás.
“Al ganar, trae jugadores que solo él conoce y a los que les impone condiciones leoninas quedándose con un altísimo porcentaje de sus futuros ingresos. Los dirigentes (que ya “compraron” el personaje) no lo pueden frenar y los pibes, con tal de tener su oportunidad, le siguen la corriente. El problema comienza despuès: cuando gana, todo el mérito es de él, cuando pierde, son los jugadores. El desgaste es inevitable. Por eso termina peleados con todos o casi todos. El caso que más se conoce es el de Rolando Schiavi, pero está lejos de ser el único”, dice nuestro interlocutor.
“El porcentaje de “efectividad” del Quía-huasi, es de un 25-30%”, terminante, nuestra fuente.
Esto significa que de cada 10 jugadores que trajo a los distintos clubes por los cuales pasó (sin ganar ningún ascenso a Primera División; un campeonato de 1ª, una Copa importante, nada), de cada 10, decía, solo 2 o 3 ganan algún titular en los diarios o un rato en la televisión o programas partidarios. Siete u ocho jamás trascienden, pero de ellos obviamente, poco se sabe y se sabrá.
Hubo algunos caso que se atrevieron a denunciarlo pero como no tuvieron la precaución de guardar recibos por los dineros supuestamente entregados, no pudieron probarlo.
Denuncias públicas, hubo. Solo es necesario recorrer los archivos (a todas ellas se refiere este mini-recuerdo).
Pero el asunto aquí es la conspiración que se viene.
Como yo estoy sospechado de pre-juicio, en relación con El Humeante, voy a echar mano a la crónica del diario de la Oligarquía La Nación, impecable en Deportes, para sostener la cuestión.
Aqui va:

LA CONSPIRACIÓN CONTRA EL VENDEHUMO.

Es impresionante. Hasta el conservador Diario La Nación ha comenzado a tomar nota de “estilo Caruso Lombardi” quién ve fantasmas en todos antes, mucho antes de tomar nota de lo mal que juega San Lorenzo desde que lo “agarró”.
Empató con Racing y debió perder.
Le ganó al destrozado Godoy Cruz (en pleno conflicto con su entrenador Nery Pumpido, quién rodó escaleras abajo después del partido en la cancha de Boca) y empató con Banfield quejándose de los minutos adicionados luego de que Pablito Migliore siguera en la cancha solo por milagro (¿han visto algún árbitro expulsando un futbolista, un arquero, por hacer tiempo?).

Dice La Nación:
El técnico de San Lorenzo dio su opinión cargada de bronca: “En todos los partidos se dan tres minutos de más y hoy dieron cinco. Si hubiesen dado esa cantidad que siempre se otorga, no se tiraba el último córner donde empataron ellos. Igual, el árbitro dirigió bien”. La realidad es que con los seis cambios realizados durante el segundo tiempo, si se calcula que cada uno demora medio minuto, más las dos interrupciones por los lesionados Voboril y Kalinski, el tiempo agregado por el referí está plenamente justificado. El DT tampoco hizo hincapié en la demora que promovió Pablo Migliore cada vez que debía sacar desde su arco, mientras su equipo ganaba por 1 a 0.

O sea, estaban perfectamente adicionados, como todo el mundo puede advertir, los 5 minutos por el árbitro Delfino. Pero a Caruso lo “embocó” en el último instante con un exquisito cabezazo el pibe Tagliafico, uno de los mejores laterales que tiene el fútbol argentino. Este chiquilín sin tiene inminente destino europeo (para lamento nuestro por las cifras que allá se pagan). Esto, los méritos de Banfield y el golazo del chico, fueron soslayados por el conocido “vendehúmos”.

No me sigan a mí (estoy sospechado de pre-juzgar), sigamos, en cambio, a La Nación:

Igualmente, Caruso Lombardi siente que no miden a San Lorenzo con la misma vara que a otros equipos comprometidos con el descenso. Cuando se le pregunta si se busca perjudicar al Ciclón y se le marca que se podría haber sancionado penal en la falta que Bianchi Arce le hizo a Chávez al borde del área, a principios del segundo tiempo, el entrenador volvió a defenderse: “Para mí no fue foul. Y si fue, fue afuera. Igual yo lo veo desde el banco. No puedo ser tan tajante”.
Y siguió hablando de otros partidos y otros equipos: “Veo que se inventan penales, miren el de Rafaela de ayer [por el sábado] y se dan goles en offside, como pasó con Tigre con Olimpo. Si el juez de línea está a 40 metros lo entiendo, ¡pero estaba al lado! Hay que tener cuidado porque los técnicos nos tenemos que ir si perdemos, tenemos que dejar nuestro trabajo”. Lo que no mencionó Caruso es que los entrenadores también se van cuando les está yendo bien y los vienen a buscar con ofertas tentadoras, como fue su caso al renunciar a Quilmes para asumir en el Ciclón.

Citemos por un instante al gran vendehumo del fútbol vernáculo una vez “embocado”: Nos empataron con un cabezazo de un córner que no se tendría que haber hecho. Y, encima, a los 48 minutos y medio. Igualmente marcamos mal; si no, hubiésemos ganado. Prefiero perder 5 a 0 a que me empaten de esta manera”.

“Sino, hubiésemos ganado”.
Extraordinario. Es la misma línea argumentativa de aquella con Quilmes: “si teníamos dos partidos más, nos quedábamos en 1ª”.
Como siempre digo: si mi abuela no hubiese muerto, pues, estaría viva.
Contra Banfield puso a Alvarado de 4, a Palomino de 3 y a Salgueiro a “volantear” por izquierda (nunca en su vida jugó como volante por izquierda, pero…el tema no son los errores propios sino los árbitros de los otros partidos porque, en el colmo de la contradicción, dijo que Delfino, el juez de San Lorenzo-Banfield “dirigió bien”.

Imaginemos futuras declaraciones del gran vendehumo del fútbol vernáculo. Se adelanta en ésta columnata que observará errores en San Martín de San Juan-Godoy Cruz (si ganan los sanjuaninos), en Belgrano-Tigre (de ganar Tigrre), en Argentinos-Rafaela (si gana o empata Atlético), en Unión-Olimpo (si los bahienses osaran levantar cabeza), y obviamente, en su partido con Arsenal, si “su” San Lorenzo no saca los 3 puntos.
Al menos para éste columnista, nada nuevo bajo el sol.

Por lo demás, Boca no pudo en Córdoba, Tigre volvió a ganar, la fecha se cobró la cabeza de otro técnico (el Dani Garnero), y Lacadé con Luisito a cargo, sumó su segunda victoria consecutiva tras la salida de Le Cocó.
La nave con el fóbal-espectáculo, va.

UN AGRADECIMIENTO POR LAS VISITAS A ELIOPIPOROSSI.COM (ésto…recién comienza)

Noticias | Pipo Rossi | 19-04-2012

La verdad es que esperaba respuesta, pero no tanto.
Es que el grupete infame del Infame Grupo Periodístico que hace lo posible para mostrar mis debilidades, lo único que consigue en los hechos es fortalecerme.
Al márgen de ésta cuestión, menor y personal, quiero agradecer a todos los medios y colegas que dieron crédito al texto y especialmente, a la mención del blog.
Tiene unos pocos años de vida, pero nunca como en estos días, tuvo semejante repercusión.
La “diatriba en forma de puteada” que le eché al conocido vendehumo, harto de la extrema estupidez, fue leida por una cantidad de lectores que superó a los diarios grandes de la Argentina, según me cuentan los hacedores técnicos del asunto.
No es poco.
A los que nos leen habitualmente, gracias.
A los que ingresaron por primera vez, también gracias. Si se quedan podrán observar que nos interesa mucho, en el blog, lo que llamamos “fobal-espectáculo”. Y que son los accesorios a la cuestión futbolera propiamente dicha.
El blog tiene alguna nota de intento de investigación.
Tiene crónicas de partidos.
Tiene información pura y dura (con números, con datos económicos de ese “alrededor no accesorio” que son los balances y cifras de los clubes).
Tiene intentos de editorializar sobre temas sensibles.
Tiene crónicas de viaje.
Y pronto tendrá una novela.

La novela periodística con los dos aspectos, (la primera en tanto sustantivo, la segunda adjetivo) juntos o con cada uno por su lado, es lo que me apasiona.
Eso que en algùn momento desde Yanquilandia se llamó “Nuevo Periodismo” tras la texto de Tom Wolfe del 77 y que hacía referencia al modo de contar que inauguró (allá) y para siempre, Truman Capote.

En la Argentina, mucho antes nuestro Rodolfo Walsh, había escrito su “Operación Masacre” (1956). Causalmente, en el 77, año del texto “Nuevo Periodismo”, Walsh dejó para siempre su célebre Carta Abierta a la Junta Militar.
Wolfe, Auster, Francis Scott Fitzgerald, Henry Miller por citar algunos de los que me gustan de allá.
Bernardo Verbitsky, Horacio Verbitsky, el mencionado Rodolfo Walsh, José Pablo Feinmann, el Gordo Soriano, el Negro Fontanarrosa, Tomás Eloy Martínez, Piglia y otros tantos mas de acá.
Olvidemos por ahora a los europeos y al resto de Latinoamérica.

Y Bukowski.

El genial Charles.
Probablemente sobrevoló el espíritu de aquellas memorias de viejo indecente cuando mandé al vendehumo al recóndito lugar de su mamá, hermana o tía.
Y es a todos ellos (los escritores) a los que intentaré homenajear en lo que será, inicialmente, un divertimento personal.

Como lo es todo lo que hago.
Divertirme y pagar las cuentas conservando los que considero cuestiones no negociables.

En fin, gracias.
Y hasta cualquier momento.

CARUSITO: CUALQUIER ANALISTA TE PUEDE EXPLICAR QUE TU OBSESIÓN POR VER PUTOS POR DOQUIER ES POR TU CONDICIÓN DE PUTO REPRIMIDO. Hacete romper el orto de una vez y relajate, papá. A mi, me gusta la concha. A vos, da la sensación, el closet te está quedando chico.

Noticias | Pipo Rossi | 17-04-2012

Cuando algún berreta te quiere descalificar dice de vos que sos puto, falopero o zurdo.

En ésta, nuestra profesión particularmente, los que quieren comprarte de diversas maneras y no pueden hacerlo, dicen que sos zurdo, puto y falopero.
El orden de los factores, para esos mierdas, no altera el producto.

Pero lo primero a lo que se hecha mano, es al tema del sexo.
Como si hoy le importara a alguien la condición sexual.
Como si no hubieran tomado nota, los mierdas, de que en la Argentina de estos buenos tiempos, si hay algo sobre lo cual se intenta bajar línea desde la Ley, es acerca de la tolerancia de Géneros.
Sin embargo, los berretas de cuarta, vendehumos, soretes, cagadores, los observados por el mundo del fútbol como coimeros de mierda, insisten en querer descalificar a las personas “porque jugaban con muñecas”.

Voy a decirlo en castellano: a mi me gusta la cajeta, la cachucha, la cachufleta, la chichi, el chocho, la totona, la pepita, el pesebre, el tajo, el pichi, la concha, el papo peludo y oloriento o peladito y bien perfumado (ésto dicho en cordobés), pero, como decimo (sin s) aiá: “¡que Viva, pero que no gobierne, culiau!”.

No obstante, al márgen de mi gusto personal, tengo ENORME respeto por los gays, las lesbianas, los travas (algunos están fracamente para partirlos al medio desde atrás), los trans, etc, como también por todos aquellos que deciden experimentar en éste sentido.

A mi me gustan las minas por encima del fútbol (especialmente el practicado por los vendehumo), del cine, de los viajes, del laburo, de pagar los impuestos, de andar en bicicleta, de vivir en Europa, de la literatura, del vino, de los noviazgos, de los matrimonios, de la radio y de la televisión.

Lo único que lamento a ésta altura de mi vida, camino a los 50, es que no rindo como a los treinta.
Pero el deseo por la Mujer se mantiene intacto.
El Deseo de Desear Mujeres, lamentablemente, se mantiene intacto y tiende a crecer. Crecen la ganas de coger de modo inversamente proporcional a la fortaleza física.
Digo lamentablemente porque ahora ya no puedo elegirlas yo, como pasó hasta hace unos años.
Ahora eligen ellas.
Y yo solo tengo que acomodarme a los deseos femeninos.
De allí el lamento.
Quisiera tener 27 años siempre, pero sabemos que eso es imposible.

Por eso, Carusito-el-reprimido (con todo respeto), en respuesta a los agravios emitidos ayer por televisión, a las que venìs haciendo por radio en los dìas anteriores, y a las amenazas vertidas via handy de los compañeros del móvil del encuentro Quilmes-Atlanta por la Copa Argentina en Catamarca (todo el Mòvil es testigo) voy a responderte, AMABLEMENTE, que te podés ir a la RECALCADA CONCHA DE TU MADRE. O a la de tu hermana. O a la de tu Tía.
Y chupame bien, pero bien, la PINCHILA (es sinónimo de pija en cordobés).
Gracias, querido, muy amable.

Por otro lado, mantengo el compromiso màs firme que nunca de elevar plegarias para que el querido San Lorenzo se mantenga en Primera y vos puedas exhibir en tus apariciones mediàticas, algo que NO sea humo.

BASILE, EN TANTO IDEA, HA MUERTO. Siguen sumándose las Plegarias para que San Lorenzo “zafe” de la Promoción a los efectos de que Caruso Lombardi puede exhibir, UNA VEZ, algo que NO sea humo.

Noticias | Pipo Rossi | 15-04-2012

Asì es.
Desde hace unos diez días más o menos, estamos empeñados (un grupo de amigos y quien les habla), en que Dios y María Santísima atiendan nuestras plegarias.
¿En qué consisten? En pedir lisa y llanamente que San Lorenzo no se vaya a la B. Ni que tampoco juegue la Promoción.
Éste pedido harto especial está vinculado a que deseamos (mis amigos, amigas y yo), que por una vez en la historia Carusito puede convertirse en un director tècnico confiable, verdadero, creible.
Si San Lorenzo (diosito, por favor!!!), sigue en primera de la mano de Carusito, todos podremos sentirnos seguros de que no estamos frente a un vendedor de ilusiones.
Y ese día, seremos mejores.
Todos.
Gracias a la obra de Carusito.
Ahora, es el turno de Le Cocó.

BASILE, EN TANTO IDEA, HA MUERTO.

“Basile ha muerto” es, desde ya, una metáfora.
De ahí el “en tanto idea”. Puede haber algún analfabeto, semi-analfabeto, o mal intencionado que quiera ver en las letras impresas, lo que no hay en la abstracción, en la idea, en lo descripto.
Ganó 2, empató 3 y perdió 5 con Lacadé. Y rodó, con toda lógica, escaleras abajo.
El más lacerante, el decisivo, fue contra Independiente, el último, el que lo sacó –acaso para siempre, de ahí el título- del fútbol.
Un señor septuagenario no puede trasnochar.
Perdón, me corrijo: puede hacerlo, puede hacer con su vida privada lo que le plazca. Está en su derecho.
El asunto es que al día siguiente no puede estar a cargo de plantel profesional esperando que “los players se levanten bien”.
“Los colombianos van a explotar”, dijo en la semana previa al clásico confiando en que desde los lejanos tiempos, la voz tuviera algún eco en aquellos a quienes iba dirigido.
Gío con una frialdad conmovedora, fue uno de los no-receptores.
El otro es ya un ex futbolista de Racing: Teo Moreno, cuya capacidad de pensamiento es inversamente proporcional a las habilidades técnicas que, de vez en cuando, permite observar.
Cuentan que sacó un arma de juguete poco antes de recibir un par de cachetazos por parte de sus inminentes ex compañeros, hartos ya de estar hartos de esperar por algún gesto futbolero en la cancha que hubiese podido calificarse de decisivo para el futuro.
Efectivamente los colombianos explotaron. Pero no en el sentido que pretendió darle con su mensaje semanal, el entrenador.
Basile creyó en la buena estrella. Siempre. A ella se aferró.
Nunca le interesó el trabajo.
Mucho menos la táctica: “Dejalo para pibes como Bielsa”, ha coincidido ampliamente más de una vez, con el GOFA (gran oráculo del fútbol argentino César Luis Menotti, co-autor junto a Julio Comparada del pavoroso presente institucional-económico de Independiente que tuvo en el clásico, una alegría).

Quizá he contado aquí mi experiencia personal con Le Cocó en los buenos viejos tiempos previos al mundial USA 94 cuando Torneos y Competencias destinó 500 mil dólares al entrenador en pago por sus servicios en la hechura de micro-informativos-explicativos de la “teoría Basile”.
“Así juega el Coco” era la idea del entonces Productor en Jefe de Torneos, José Pepe D Amato, cuya experiencia anterior en éste sentido (con Bilardo), lo había marcado en aquello que en el fútbol puede explicarse, formatearse en minutos de tevé, y obviamente, ser comercializado.
De modo que quién escribe éstas líneas era el encargado por la empresa para darle forma a los dichos del Coco y traducirlos al lenguaje televisivo.
Hicimos 3 micros: zona uno (“acá se paran los defensores en línea de cuatro”, tronó la “voz” del fútbol argentino), zona dos (“acá van los medio-campistas”, especificó) y zona 3 (“los delanteros, que pueden ser dos, tres o cuatro según venga el partido”).
Y se terminó.
Había que producir 3 horas de explicación y conseguimos que hiciera 10 minutos máximo.
“No querés que te cuente anécdotas”?; es mejor, la gente se c…de risa y listo”.
El proyecto fue al tacho de la basura, claro.
Pero los dólares que se pagaron por él no. Sirvieron para que después, en pleno mundial, Basile permitiera el ingreso de las cámaras de Canal 13 y Telefe (ambas producciones de Torneos y Competencias), a la intimidad del equipo en plena la disputa del mundial. ¿Recuerdan la “guerra de las gorritas” con sponsors?
“Si se levantan bien, somos campeones del mundo”, repetía al tiempo que mandaba a correr a un periodista radial que se ufanaba (el periodista), de “traerle la papa al Nene”.
Maradona, digámoslo, que 20 años después “denunciò” el café veloz, usaba drogas.
Pero no DURANTE el mundial. Lo hizo antes y después.
El problema de Basile, durante la Copa del Mundo, fue que jamás pudo franquear la puerta de la habitación de Maradona a la que todo el mundo tenía acceso, menos él.
Y la efedrina, se sabe, no es cocaína.
Pero el + es el mismo.
Vieja historia para sintetizar el desprecio que toda la vida sintió el entrenador por las formas de trabajo, la táctica and demáis cuestiones que lo vincularan a la tarea de entrenador que NO fuera la arenga antigüa.
Éstos muchachos de Racing, como el anterior fallido en Boca, veían en él, no a un inspirador por el cual inmolarse (como sucede con Bielsa), sino a un señor con un abultado “quincho” (sembradío capilar para evitar la calvicie), que les hablaba en un idioma incomprensible para ellos.
Y que hasta después del mediodía, era difícil encontrar.
Por eso se habla de “fin de siclo”. Triste y final, más no solitario. Escandaloso, con peleas, insultos y golpes entre quienes debía liderar.
Se inmoló junto al Profesor Talco (el Panadero Díaz) y nada pudieron hacer hinchas, simpatizantes, amigos, chicas de la farándula, Ubedas, Ratones Ayalas, Cogornos, Molinas y gente de Racing de a pié que lo seguirá amando –y hace bien- más allá del bien y del mal.
Adiós Basile.
Disfrute de una buena jubilación.
El fútbol – espectáculo, ampliamente agradecido.

Hace algún tiempo, desde éstas líneas, señalamos cómo La Nación-Clarín y El Paìs de Madrid, juegan en “tándem” para justificar al Imperio. Ver: “Basile, el muchacho rana”.
Se trate de fóbal o de petróleo.
Nunca como en las horas previas a ésta columnata, ha quedado tan claro.

El cualquier momento El País reivindica a Videla. Ojo al piojo.

LE COCÓ Y CARUSITO NO SE SACAN VENTAJA.

Noticias | Pipo Rossi | 10-04-2012

Les pido por favor a todos aquellos que han venido batiendo el parche con lo mal que juega Boca, que la corten. Aunque más no sea por unos dias.
Despuès de la desdicha que generó tener que ver -y escribir- sobre el esperpento perpetrado (vale la cacofonía, vale), por Lacadé y Sanlorenzo, pues, silence silvuplé.

NI FU, NI FA: tedio, tensión y aburrimiento fue lo que ofrecieron los equipos, como nunca a imagen y semejanza de quienes los conducen, uno debutando el otro intentando no abandonar el barco.
Racing, el equipo, el plantel, ¿es finalmente un gran equipo o no supera al grupo del montón en la Argentina?.
Tiene, según creo, buenos futbolistas individualmente juzgados. Pero, como demuestran todos los ejemplos del seleccionado argentino de fútbol del 90 para acá, las individualidades no son suficientes. Apenas alcanzan para empezar.
De allí que deje ese “gusto a poco” la hechura futbolera de Lacadé en lo que va del campeonato.
Acaso el afecto y la ilusión a caballo del retorno de Basile, han ido por el ascensor en una edificio de 100 pisos (como es siempre el horizonte racinguista) mientras que el “hecho colectivo”, el juego de equipo que produce, va por la escalera.
La diferencia entre expectativas y datos concretos es, a 10 fechas de empezado el asunto, abismal.
Y lo mostrado ante Sanloré sigue encerrado en éste sentido: Martínez convierte y va derecho a abrazar a Basile. En ese sentido, es quien da comienzo al tronar colectivo: “el Coco no se va…”
De juego poco, nada, aburrido y tensionado.
Solo el intento de “ir a buscar”.
No importa/no se sabe, el “cómo”.
En semejante escenario, que “el Coco no se vaya” resulta ya un objetivo cumplido.
De otro lado ni hablar. “Ahora estamos a 4 puntos de Tigre, antes de empezar estábamos a 3”, dice C. Lombarda.
Aquí no hay márgen para hablar del “cómo”.
San Lorenzo vive el “síndrome River”. Un rotundo temor los sobrevuela.
Y aspira a sacar puntos, literalmente, como sea. Ve el infierno exageradamente cerca.
Pero no juega solo.
Cuenta, Sanloré, con las necesidades de Olimpo, San Martin, Tigre, All Boys, Atlético Rafaela, todas ellas, combinadas.
De ahí que el “gran desafío” de Caruso, alias “no soy un manosanta ni un vendehumo”, es absolutamente relativo.
Después de ver el 1 a 1 entre Lacadé y Sanloré, me cuesta entender que alguien haya calificado de “malo” el juego del Boca de Falcioni.
Aunque el andar de Boca sea regular, mas bien flojo, algo complicado en defensa, pseudo Riquelme-dependiente, al lado de lo que mostraron éstos equipos (imagen y semejanza de la desesperación por seguir siendo de sus conductores tècnicos), suena a fútbol catalán.

A propòsito, del mismo modo que en la NBA basta con ver los últimos dos minutos del último cuarto, en el fútbol español solo alcanza con ver los dos partidos entre el Barça y el Real para tener la certeza de quién habrá de quedarse con la Liga.
¿El resto? A 30, 40 (el Bilbao de Bielsa tan justamente promocionado por lo hecho en la Europa League), o a 60 puntos de los dos.
Lo que se dice, un absoluto embole.

¿UN “VENDEHUMO” PUEDE “JUBILAR” A LE COCÓ?; Argentina fóbal-espectáculo.

Noticias | Pipo Rossi | 09-04-2012

El Negro Fontanarrosa y el Gordo Soriano se están haciendo un festival agregando material para sus crónicas. Quiero esperar (el hecho lo justifica largamente), al placer de ver el partido de ésta noche para “colgar” la columnata.
Pero les adelanto mi asombro por la decisiòn de Le Cocò de ponerse plazos aceptando el inexorable paso del tiempo.
Ojalá “zafe”.
Son solo dos partidos.
Si gana hoy, “vive” para ganarle al Rojo.
Pido a los dioses del cielo dos cosas: que siga Le Cocò y que, por favor, Carusito “salve” al CASLA (anoche ya empezó a hablar de “su” Quilmes y si llega a ganar el ascenso lo tendremos en cadena nacional recordando como trajo a “Pinchilón Fonseca” desde Barda del Medio para ser èl, el ùnico responsable de su vuelta a primera.
“Casi” nos quedamos, dice.
¿El hecho real? Descendiò.
Se fue (como se va de todos lados una vez que, EN SERIO, tiene que poner en riesgo lo hecho “para atràs”; pero ello atentaría contra su imagen de Manosanta; obvio el negocio está en irse siempre), se fue, decía con un coro de puteadas de los hinchas de Quilmes.
Y como el cervecero (en buenas manos ahora), goleó, el tipo empezó a instalar que todo se lo deben a él.
Hace lo mismo con Tigre.
Una vez huido, el que GANA el campeonato, es Cagna. Y el Vendehumo dice: “le dejé todo a Dieguito”. Dieguito (como buena parte del mundo del fùtbol), lo detesta por èste tipo de aseveraciones.
Pero ello no preocupa a nuestro Vendehumo de cabecera.
Si le va bien a De Felippe, prepàrense para oir, palabras más palabras menos: “le dejé todo listo a Omarcito, je; no le cobro nada”.
Como les decía, un festival.
Estamos a pocas horas de un -ojalá- gran partido.
Que asì sea.

UN HUMEANTE LLEGA A CASLA POR RUEGO DE MARCELO A ANIBAL. Gracias fóbal, por tanto espectáculo.

Noticias | Pipo Rossi | 02-04-2012

El gol de Trezeguet merece un lugar en el mejor de los recuerdos futboleros que podamos acunar. Los mismo la goleada de Banfield o el partidazo ida y vuelta que hicieron Boca y el Pincha.
También asistimos con claridad al duelo de “estilos”: la mano del Tata Martino contra la “no mano” de Basile, alias, si se levantan bien, juegan.
Vélez puso en la cima de la desesperación (tante grazie Cioran) a San Lorenzo que necesita creer en CUALQUIER COSA, despuès de tanto yerro.
Por eso el recuadrito de la fecha se lo lleva, largamente:

UN HUMEANTE QUE (de la mano -y ruego- de Marcelo) VIENE ASOMANDO.

El “palmarés” de Ricardo Caruso Lombardi es impresionante: no ganó nada (que merezca un lugar entre las cosas trascendentes): un campeonato de la B, un ascenso al Nacional B, un ascenso a la primera A, un campeonato de la A, una copa Sudamericana, una Libertadores. Nada. Jamás. Sin embargo, su entrega al personaje de payaso mediático capaz de decir lo que sea necesario (o le pidan), es tan intenso, que San Lorenzo –cual enfermo terminal- lo considera una alternativa probable para hacerse cargo de ésta particular circunstancia.

Una vez le pidieron a Carusito que dijera que Lionel Messi debía ser suplente.
El asunto estaba vinculado a la creación de “un disparador” para discutir en torno al rendimiento comparable y comparado de Lío en el Barça y en el seleccionado argentino.
“Messi tiene que ser suplente en la selección”, dijo Carusito ante el estupor de todos quienes estaban allí y mirando el programa y especial regocijo de la Producción de ese programa de tevé, para el que el inefable humeante parece haber nacido.

El ambiente conoce su recorrido en todas las producciones de canales deportivos y de programas de debate o pseudos-debate llevando sus videitos (que él hace filmar cual casting de cháchara) para que funcione al modo publicitario.
El más conocido es el previo a una final de un ascenso a la B metropolitana.
Eso le ha bastado al humeante para hacerse un lugar entre los entrenadores que, al momento de escribirse éstas líneas, paga con creces Quilmes con 50 mil dólares por mes al que llegó “para salvar” (igual que a San Lorenzo ahora tal cual viene proponiendo en cadena nacional de medios desde hace mes y medio), pero con el cual se fue a la B.
Carusito llegó con todas las ínfulas de salvar de la caída a Quilmes.
“Si me daban dos partidos más, lo salvo”, repetía, afirmaba en lo que es, obviamente, incomprobable, o derecho viejo, una utopía: si mi abuela no se hubiera muerto, pues, estaría viva.
El asunto es que el campeonato terminó (se jugaron todas las fechas previstas) y que Caruso, realmente, descendió con Quilmes.
A partir de ese momento todo ha sido una queja en torno a los árbitros, y una descalificación en torno a los adversarios.
Caruso, el humeante, goza además de una indeseable reputación en el ambiente de fútbol.
Ocurre que aquello que se le denuncia pública o periodísticamente (pasó con muchos futbolistas en todos los clubes que dirigió) no puede ser probado ante la justicia. Porque los “vueltos”, lo que se paga en negro, por debajo de la mesa, como “favor”, no paga carga impositiva ni se factura para la Afip (Hacienda).

En Mendoza, recuerden, la imagen es elocuente, el Turco Asad le hizo señas que el mundo futbolístico entendió claramente: “coimero, le pedís guita a los jugadores”!, le señaló segùn la lectura de labios. No ha sido el único. Integra una larga lista.
El humeante le dijo “falopero” (en lunfardo, consumidor de drogas prohibidas).
Un amor el humeante.

Y ahora se auto-propone para dirigir a San Lorenzo.
El fútbol, harto generoso, dirá.

Un detalle no menor vinculado al entre parèntesis del título: Marcelo es Tinelli. Tiene ingerencia, cómo no, en San Lorenzo en los tiempos que corren porque Abdo lo consulta.
Èl es quien le rogó a Anibal (“me voy al descenso, dame a Caruso”!) por la salida de Lombardi.
Anibal, ya que hablamos en primera persona, le debe dos meses a Caruso y ahora con el comienzo de abril, tres (o sea, 100 o 150 mil dólares). Por eso habla de “resarcimiento”.
“Andate a la m… Caruso, pero resigná algo, la c…de tu m…dejate de romper las pe…de una buena vez”, resume el pensamiento de Anibal para con el Humeante.
El Club, despreciado por Caruso en medio de la pelea por el Ascenso, tendría asì un mínimo resarcimiento.
Caruso a gritos pide irse para ver si puede ser, UNA VEZ, salvador de algo. Ganar algo, aunque más no sea, no IRSE al descenso (en este caso con el CASLA).
Ya vino para “salvar” a Quilmes y se fue al descenso.
Tendría más partidos en éste caso y la gesta sería heroica porque nadie en el planeta CASLA supondría que hubo otros factores que no se vinculen a Carusito, el humeante, los que provocaron seguir el Primera.
Hay que reconocerle a Carusito que ha sabido construir una figura fantàstica desde el punto de vista publicitario.
Lo mismo que Angel C (debe andar por you-tube aquella publicidad de Clarín que une a ambos inefables en lo que mejor saben hacer: comunicar); aunque éste último -co autor de tres descensos en la misma temporada- se ha llamado por un tiempo, a silencio.
El fútbol que todo lo olvida, acudirá a él en algún otro momento.

Por su lado, a lo lejos, sin despeinarse, el Barça le ganó al Atletic de Bielsa, pero el estáblishment habrá de soslayarlo.
Son las reglas del juego.
También es cierto que junto con el Shalke hicieron flor de partido de fùtbol.
Pero es tiempo de las exageraciones.
De este lado del charco y de aquel también.