¿43 MILLONES DE TyCSPORTS Ó 600 DE FUTBOLpTODOS? (Por el Nacional B “viejo” o el “neo-formato” federal). Las cifras finales son aún mayores.

Noticias | Pipo Rossi | 28-07-2011

Porque de éstas cifras estamos hablando nosotros, los “marginales”.
No he visto en TN, ó en Canal 13 o en TyC Sports que se plantee el tema de los derechos de tevé en medio de la discusión del “mamarracho”.
Todos ponen el grito en el cielo.
Cada día que paso en la Argentina (o al menos en el microclima de Buenos Aires, más aún de los mass-media que frecuento), siento que se haga lo que se haga, está mal.
Lo dicen los comunicadores y lo repiten los oyentes.
Todo, inexorablemente, tome el camino que tome, está mal.
Y las encuestas explotan diciendo, claro, que todo está mal.
¿Cómo iba a ser aceptado el cambio en la Organización?.
Todo el mundo viene despotricando desde hace años contra el formato del Campeonato.
Y ni siquiera están dispuestos a ponerse a pensar que se trata de un par de años de “transición” entre lo que es y lo que será una vez organizado.
Passarella corre a todos por izquierda diciendo “quiero volver ganando en la cancha”.
¿Qué dirá en la Indagatoria?
Pero no se habla de las cifras para el fútbol.
Quienes desconfían de buena fe en las administraciones de muchos clubes de la Argentina, tienen razones para hacerlo.
Han visto que, aunque le aumenten el presupuesto a mil millones de euros, irán a parar a la basura. O a lugares peores. Pero no al Club. No a la inversión en inferiores.
Pero esa es otra discusión.
El tema es que aquellos que ponen el grito en el cielo por estar perdiendo los derechos, pusieron bajo la alfombra toda la información vinculada a la destrucción total de algunas instituciones, que terminaron, por ejemplo, en la B.
Salvar a River (desde la AFA), no es salvar a Passarella o a los barras bravas que amenazaron a Pezzotta.
Solo que los límites están difusos.
Y los límites están difusos porque hay estamentos del Estado que, directamente, fracasan.
Ellos son la Policia (que no controla, no detiene, no infiltra, deja hacer); la Justicia (que por fin parece decidida a actuar); o los propios dirigentes de los clubes formadores de verdaderas asociaciones con fines muchas veces ilícita, que no son detenidos a tiempo y puestos a recaudo.
De éstos temas, los Diarios, Radios y Canales de Tevé dueños de los Derechos hasta hace poco, jamás dijeron una palabra.
Empezaron a encontrar errores hace menos de un año.
Y del mismo modo que demonizaron a Kirchner hasta su muerte quedándose sin enemigo visible (tardaron poco, no obstante, en poner en la mira a CFK), hacen con las autoridades del fútbol.
Para Clarín y La Nación, que actúan como socios por razones más ideológicas en el caso del diario de los Mitre y económicas en el primero, las autoridades del Fútbol han pasado a ser el “enemigo”.
Digamos que Grondona se ha equivocado largo y tendido en todos estos años.
Pero con una mano en el corazón yo pregunto a quien lea estas líneas si resiste un análisis minimo la comparación entre las cifras.
En total 1.300 millones de pesos al año contra los 350 de la última oferta del Grupo.
El Estado, si toma la responsabilidad, debiera comprometerse con los controles que de él, dependen.
Pregunten a Messi si prefiere ganar 13 millones de euros al año jugando en el Barça o 1 (con toda la furia) vistiendo la camiseta de Newells.
El fútbol, repito, además de un juego magnificente, es un monumental negocio.
Y como tal debe ser tratado.
Librarlo de los ladrones de guante blanco es tarea de todos, pero principalmente, de quienes llevan adelante la responsabilidad de su cuidado y su organización.

UN CAMBIO REVOLUCIONARIO.

Noticias | Pipo Rossi | 26-07-2011

Grecia, para la Unión Europea, es mucho menos importante que River para el fútbol argentino.
Las “locomotoras” de la economía Europea (los “Boca y River”, acompáñenme por favor en este juego de metáforas), son Alemania y Francia.
Europa, la “Eurozona”, con Alemania a la cabeza ha decidido generar y apoyar el llamado “salvataje” a Grecia.
En la decisión, suma a Francia, claro y el resto de los paises.
Decidió, la Eurozona, no dejarla caer.
Lo mismo hizo Europa con Portugal e Irlanda en su momento, otros “pequeños vagones” de aquel tren.
Corrieron en su ayuda.
¿Porqué el Fútbol Argentino debería dejar “morir” a una de sus “locomotoras”?. A una locomotora y a varios “vagones” claves como Central, Talleres, o San Martín de Tucumán?
¿Porque a La Nación le disgusta?
Es claro para aquel que a partir de un esfuerzo crítico hace su propio medio de comunicación ante la avalancha de palabras que se nos ofrece por radio tevé and demáis, que para La Nación, Argentina debiera ser un paìs de, máximo, 3 millones de personas viviendo todas en La Recoleta con arrabales en Barrio Norte. El resto del territorio nacional, desde el Sur Austral a Jujuy, sería para La Nación un espacio en el que solo deberían existir campos con peones no declarados en la AFIP, “representados” por el señor Biocatti y la SRA.
Ese paìs, que imagina y por el que comunica La Nación, tendría, obviamente, una sola embajada: la de EEUU.
De modo que es claro, al menos para este escriba, que el diario de los Mitre no se sienta cómodo con éste cambio.
¿Porqué entonces, no debiera llevarse adelante un “salvataje” de River y el resto?
¿Porque Clarín perdió los Derechos de televisión?. ¿Y pone toda su maquinaria al servicio del enojo?

El Fútbol Argentino acaba de poner en marcha un cambio revolucionario.
Que tendrá etapas de re-acomodamiento.
Que deberá profundizar en los controles.
Que deberá ser apoyada desde otros poderes del Estado (el Político, el poder de policía del Estado), en la organización.
Que deberá meter mano en los números.
Pero que debe de una buena vez, cambiar.
Si la excusa es la “caida” de River, pues a quien le importa.
¿A Olé?.
¿A TyC Sports?
¿Y?
El Fútbol Argentino es mucho más importante que Olé, Clarín, La Nación o los voceros de Vila, el autopostulado como “sucesor”. Una broma, claro.
Da risa, amarga por cierto, ver como aquellos que perdieron “el negocio”, ponen el grito en el cielo solo porque la AFA, por fin, ha privilegiado la organización del Negocio, con Mayúsculas.
El fútbol, además de un juego, es un negocio extraordinario. Y como tal debe ser tratado.
Es una primera opinión casi visceral.
Bienvenido el cambio.

Ampliaremos.

LA FEDERALIZACIÓN.

La pregunta es ¿porqué incomoda tanto la llegada de correntinos, por ejemplo?.
¿Cuál puede ser el inconveniente de que un equipo catamarqueño o chaqueño que hace bien las cosas juegue contra Boca o River?.
Y aquí llegamos a una de las cuestiones que deben ser observadas, señaladas, denunciadas y, finalmente, erradicadas.
Tienen que ver con el dinero que genera la organización y su administración sana y responsable por parte de los actores.
¿Cuál puede ser la responsabilidad de la Organización, de la AFA, de Grondona finalmente, si Daniel Passarella no entrega la lista a la Justicia con los nombres de los indeseables que NO pueden ingresar al Estadio?
Tres de los que están procesados por amenazar a Pezzotta en el Monumental en el entretiempo del partido con Belgrano, cuando River se fue a la B, estuvieron en el palco de honor viendo la final de la Copa América.
¿Por qué?.
¿Cómo puede ser posible?.
Eso se llama complicidad.
Si es verdad que hubo procesados viendo la final, es porque alguien responsable “de adentro” los dejó entrar. No por la Fifa, Blatter, Grondona o CFK.
Si la Justicia decide investigar y puede probar que hubo Asociación Ilícita en River (o existe aún claramente una asociación ilícita), pues, insisto, deben ir presos. Todos. Como ocurrió con La 12. Barritta murió en la cárcel. O sea, se puede.
Vuelvo al punto inicial: porqué se insiste en mezclar éste tipo de cuestiones (vinculadas a la Seguridad y a la complicidad de dirigentes con nombres y apellido con los violentos), con la llegada a Primera División para jugar el primer campeonato clasificatorio, de Boca Unidos de Corrientes?.
Qué tiene que ver, diría un cordobés, la cucaracha con el ojo el acha?.
Sin embargo todo se mezcla para descalificar.

Lo mismo pasa con la inversión del dinero por parte del Estado.
Aunque, aquí si uno reclama mayor presencia del Estado.
Y esto se vincula a los controles.
No pueden ir a parar los millones de pesos a administraciones de incompetentes, o directamente, corruptos que hunden a las instituciones y pasan al frente de por vida.
Observar, investigar, comprometerse, denunciar y hacer pagar por los platos rotos de estafas, triangulaciones, coimas y derivados.
Aquí si.
Igual que en los aspectos mencionados.
Pero ésto otro tampoco tiene que ver con el camino que puede depositar a Talleres de Córdoba en el máximo nivel del fútbol argentino.

Son temas diferentes.
Sin embargo, el estáblishmen insiste en mezclarlos para llamar “mamarracho” el intento de cambio.
Lo que debe saberse es que ellos (los gerentes y empleados del estáblishment) defienden el status quo permanente: el de sus propios intereses.
Lo que pase “tierra adentro” no le importa en absoluto.

MUSLERA ES LA ÚNICA “DEFENSA” DEL CHECHO BATISTA. ¿Soportará?

Noticias | Pipo Rossi | 18-07-2011

Argentina ha quedado eliminada de la Copa América luego de un partido épico, mirado de “allá” y de también de éste lado del Río de la Plata.
Epicas las atajadas de Muslera.
Epico el esfuerzo -y la frustración- de Messi.
Epico el corazón de los defensores y volantes uruguayos.
Tuvo el tono de una final de copa del mundo.
El problema es que era cuartos de final de la Copa América y que Argentina lo terminó perdiendo por penales.
¿Cuáles fueron las fallas del equipo?
Todas las posibles en defensa.
Todas las que se pusieron en juego en materia de pelotas detenidas.
Muchas en cuanto a la definición.
Porque, más allá de la magnificencia de Muslera, los delanteros argentinos no supieron definir las que tuvieron a favor.
Lo mismo ellos, aunque lo de Romero no rozó la perfección, cosa que sí ocurrió con Muslera.
Nos preguntábamos al celebrar los cambios de Batista, si aquella goleada ante Costa Rica sería la luz un fósforo.
La luz de un fósforo fue.
La gran pregunta es si debe seguir el entrenador.
Si se ha ganado el honor de conducir el proceso que tiene como punto culminante la final en Brasil 2014.
Se habla de un Batista “permeable”.
¿Más?
Quienes conducen, a caballo de la amplísima experiencia acumulada, deberían imaginar un futuro en el que decidan a partir de sus convicciones y no de los pedidos de la Popular.
Ya fueron pedidos de la popular Basile (2º acto) y Maradona.
Y lo de Batista no termina de explicarse, excepto si uno piensa en el “feelling” con Messi.
Está claro que no es suficiente.
No alcanza.
Ni con Messi.
Ni con su talento y su amor (verdadero) por la camiseta.
Debe haber un sostén (especialmente defensivo), que le permita definir. O que, en todo caso, sea capaz de esperarlo hasta que defina.
Ganaron las defensas.
El que defendió mejor, pasó.
Paraguay, Uruguay, Venezuela y, acaso la excepción por su equilibrio, Perú.
A la Argentina le fue mejor cuando Grondona decidió por sus verdaderas convicciones por encima de las presiones existentes o los “reclamos populares”.
Ni los poderosos medios, ni los poderosos intereses, pudieron “tumbarle” a Bilardo. Y fue campeón primero y sub-campeón 4 años despuès.
Quizá sea hora de volver a las fuentes.
Por los 18 largos años que el seleccionado lleva sin “mojar”.
Y, la verdad, no importa como juegue, siempre y cuando sea respetuoso de las reglas.
Porque el “como” es consecuencia del “ganar”.
Y no al revés.

GOLEADA Y CLASIFICACIÓN (con fuerte alivio). Batista, permeable, entendió y corrigió. Buen comienzo, despuès de la “falacia Barcelona”.

Noticias | Pipo Rossi | 12-07-2011

Voy a escribir lo más políticamente incorrecto que jamás deslicé: el Viejo genial, denostado, señalado, insultado desde la clandestinidad o desde los intereses que lo acosan, habló apenas para decir lo suficiente: “preguntale con quién quiere jugar”. El destinatario, afortunadamente, no era una “piedra maradoniana”, o un “ladrillo bielsista”. Ni siquiera un “demodé con pelo pintado basiliano”; no. Era Batista. Y entendió. Y cambió.
Si resulta un buen comienzo o si tan solo se trata de la luz de un fósforo lo sabremos en unos pocos días.
Pero la falacia “jugar como el Barcelona”, ha quedado atrás.
Que la difundan en todo caso las viudas de menotti y cappa, dos nombres que no alcanzan a ser propios, sino apenas adjetivos.

Ganó Argentina y se clasificó para cuartos de final de la Copa América luego de un penoso comienzo que tuvo más que ver con malas decisiones de Batista que con flojos funcionamientos individuales.
Cuando “cambió el dibujo”, se olvidó de dogmas cipayos, entonces recuperó cierta identidad.
Ir para adelante.
Atacar.
Sin lateralizar ni dormir a las audiencias ni tampoco favorecer el escalonamiento defensivo de los rivales a caballo de la lentitud, Argentina jugó un partido exquisito.
Mezclando dosis exactas de coraje con lucidez, especialmente en ataque. Precisión y velocidad, despuès de meses de espera. No valen, como insiste el tècnico, ni el partido aquel con los españoles en pleno jolgorio o con estadounidenses en partido amistoso.

Falló Higuain.
De lo contrario, Argentina resolvía por cuatro goles de diferencia en los primeros 45 minutos.
Estupendo Gago. Peleando, recuperando y distribuyendo, además de “abrir” literalmente el partido con un derechazo virulento cuando moría el primer tiempo.
Agüero (el que pidió el chiquilín Messi), estuvo en donde no habían estado ni Tévez ni Lavezzi.
Argentina produjo fùtbol y goles.
Tocó.
Trianguló.
Inmovilizó, de hecho, a un rival menor.
Y, por encima de todas las cosas, fue capaz de sobreponerse a los traumas propios.
Generados esos traumas, no por la cátedra, sino por la gritería histérica del horrendo “aguante” que propician periodistas-hinchas y medios-publicidades-marquetineros que negocian con la pseudo-argentinidad-al-palo.
Ningún técnico ni medianamente entendido en éste asunto de juego-tàctica-espectáculo, se pronunció en contra de las condiciones de Messi. Antes bien lo que hizo (la cátedra), fue intentar explicar los porqué del bajo rendimiento haciendo hincapié (en el caso propio) en los errores ajenos (del tècnico) por encima de los que incumbe al juego y a los jugadores de modo directo.
El idiotismo urbano (enojos radiales de gente que entiende poco y nada de ésto), decidió poner el ojo en la falta de capacidades para entonar el himno. Estupidez extrema, que caló no obstante en el ánimo de los jugadores hasta convencer incluso a Messi padre a salir en defensa de su hijo a través de la radio.
Innecesario.
Messi padre debería, a esta altura, saberlo.

Pero aparecieron los que debían aparecer. El Viejo Genial y el Narigón.
Y hubo, también, receptividad en Batista quien confirmó que, efectivamente, no come vidrio.

“Preguntale con quien quiere jugar”.
Cinco palabras.
Suficiente.
Y quien quiera oir, que oiga.

Ahora comienza una nueva Copa.
Es otra historia a partir de cuartos de final.
Con otra confianza y otra construcción de equipo.
Con Messi camino a ser pleno.
Y acompañado por aquellos a quienes él prefiere.
Como Diego, cuando le bajó el pulgar a Ramón Díaz.
O Juan Román, cuando le sugirió a Charles Lucky Bianchi que Delgado era mejor compañero que Guillermo.
Argentina ganó la copa del mundo y Boca se “cargó” al Real Madrid.

No es poco para tratarse de un comienzo.

BATISTA LO HIZO! (consiguió lo imposible: que un seleccionado argentino sea repudiado e insultado EN la Argentina. Peor aún: en el interior, siempre amable).

Noticias | Pipo Rossi | 07-07-2011

Creo que desde la eliminación en la cancha de Boca del mundial del 70, no se recogía semejante repudio popular.
Batista lo hizo.
Con el verso de “la tenencia y la posesión” (parece una broma), el “queremos ser como el Barcelona”, y toda la demás serie de rotunda huevadas expresadas en tono oscuro, Batista se está yendo a la B.
Confunde técnica con táctica. Creo que ya lo hemos desarrollado. O lo desarrollaremos.
Julio Humberto Grondona sabe que tiene la solución en casa. Dentro del equipo de Selecciones Nacionales, a eso me refiero. La solución, insisto, está dentro del Predio de la Afa.
Debiera, Julio, animarse a hacer lo que sabe debe hacer.
Ya “jugó” y mucho para la popular.
Lo hizo con el “triunfante” Basile y fue un fiasco.
Profundizó con el impresentable Maradona y repitió.
Y, ante las presiones, no se animó a hacer, repito, lo que sabe debiera hacer.
Acudió entonces a Batista, una solución intermezza, que va dejando claro, no le sirve a nadie excepto al propio Batista.
Y hasta allí nomás.

QUIERO SER CLARO DE ENTRADA: BATISTA Y SU PARAFERNALIA DE PALABRAS PARA NO DECIR NADA SON UN FIASCO.
INCONCEBIBLEMENTE, SI ME PERMITEN, ARGENTINA SIGUE DESMEJORANDO AÚN CON FUTBOLISTAS EXCEPCIONALES.
ES, A LA VEZ, HORRENDA E INEFICAZ LA “PROPUESTA” DEL CHECHO QUE NO CONSIGUEN TRADUCIR EN JUEGO TODOS LOS MEJORES NOMBRES ARGENTINOS QUE BRILLAN EN EL EXTERIOR Y SE CONSUMEN CON LA NACIONAL.
ES HORA DE UNA BUENA VEZ, DE VOLVER AL BILARDISMO PURO Y DURO.

Esta suerte de híbrido absurdo que propone Batista (“jugar como el Barcelona”), es una falacia.
Es mentira que Argentina puede jugar como el Barça.
Imposible.
Necesitaría veinte y pico de años de entrenamiento cotidiano, más la presencia de Cruyff y la escuela holandesa y la mar en coche.
El Barça no juega con 3 números 5. Tiene solo uno, Busquest, espectacular y sacrificado como el que más.
Xabi e Iniesta están a años luz de Cambiasso y Banega. Y no son, precisamente, volantes centrales.

No toca, no quita, no rota, no nada el equipo argentino.
Batista cree que puede decretar la famosa “tenencia” del balón a partir de juntar en la mitad de la cancha hombres que tienen buena tècnica.
He aquí la gran confusión de Batista: técnica con táctica.
Jugadores con buen piè, con buena técnica, no necesariamente constituyen un equipo, una expresión colectiva.
Pero no lo entenderá el entrenador.
Nunca lo asimiló.
No está dispuesto a admitirlo.
No lo aceptará.

Argentina es poco menos que un espanto colectivo.
Messi aparece perdido en medio de la contrariedad que le genera la imposibilidad de contactos mínimos, limpios, con sus compañeros.
El partido debió ganarlo Colombia.
Lo tuvo Ramos.
Hubo un penal no cobrado a favor de Colombia y Moreno, solo, se lo perdió.
Solo una generó seria Argentina; en profundidad Messi para Lavessi que pierde en el mano a mano.
Moreno otra vez, Armero en el segundo tiempo, Falcao otro mano a mano; exagerado el golpe por golpe a favor del equipo del Bol¡illo que terminó mucho mejor que la Argentina e, insisto, debió ganar.

La gente gritó por Maradona en el final. Imaginen lo que habrá sido la expresión futbolística de lo producido por los dirigidos por el Checho.
Si despuès de dos frustraciones profundas a caballo de la cuasi magia voluntarista de la inefable dupla Basile-Maradona, la gente vuelve a pedir por Diego, es que algo anda decididamente mal.
Si Batista no pasa la primera ronda, no merece la chance de disputar el camino a Brasil 2014.

Pero eso será motivo de otra discusión.
Queda Costa Rica e incluso la posibilidad de entrar entre dos de los mejores terceros. Una lágrima.

Repito y quien quiera oir que oiga: la solución está en el equipo de Selecciones Nacionales.

Angel Cappa, el LEO DI CAPRIO del fútbol argentino. PROTAGONISTA EXCLUYENTE EN TODOS LOS TITANIC s (en el otro hundimiento estuvo su perfecta contracara: Carusito, el Sumo Vendedor).

Noticias | Pipo Rossi | 03-07-2011

Angelito (Leonardo Di Caprio) Cappa va a los programas de tevé.
También ofrece material para la gran contratapa del suple de Deportes de la Copa América de El País de España.
Está en su salsa.
“Nos robaron”, matiza, dice el escriba repetidor de la gran novela Cappa-Di Caprio.
Hace referencia a “aquel” Huracán.
Hace poco los árbitros, hartos de que cualquiera los llene de sospechas, decidieron ir judicialmente a por ellos. Todavía no lo han hecho con Di Caprio-Cappa.
Sospecho que estarían ante un festín de hacerlo.
Cada uno sabe que está dispuesto a tolerar y porqué.

EN HURACÁN.
Luego de perder la final que todos suponían ganaría 4-0 a juzgar por todo lo que decían de él y de su equipo, Di Caprio-Cappa se fue dejando PENÚLTIMO al equipo. Sub-campeón y Penúltimo.
Co-protagonista con Claudio Ubeda, quien solo duró 5 partidos y obtuvo el 20% de los puntos; con el interino Héctor Martínez, el más efectivo, con el 44,4% de los puntos.
Cappa-Di Caprio perdió más de lo que ganó: 17 derrotas y 15 triunfos más ocho empates: 44,2% de los puntos. Luego huyó.
Completan el cuadro descendente Rivoira con el 40,2; Miguel Brindisi con el 21,4 y Tito Pompei con el 24,1% de los puntos.

EN RIVER.
Puede jactarse Cappa-Di Caprio de ser el más eficaz: 0,7 % más que J.J López, con el 50,0 % redondo.
Aquí, dirigiendo al equipo, jugó 18 partidos. Ganó más de lo que perdió: 7 contra 5 y EMPATÓ seis, varios de ellos sobre la hora (como el de Quilmes, tercer minuto de descuento, un detalle). De allí la sensación de que en River fue una suerte de SportivoEmpate, aunque, para ser rigurosos, ganó 7 y perdió 5. Se quedó, entonces, con el 50% de los puntos que jugo.
Repacemos: 2 a 1 a Godoy Cruz; 0-1 ajoba con el Pincha; 2 a 1 a Vélez; 3 a 0 a Lacadé; se “comió” 5 con Tigre (a esa altura, antes del partido con Tigre, los ortibas ya empezaron a hablar del “River de Cappa”; 1-0 a Huracán; 1 a 0 a Tigre; 3 a 2 al Rojo; 0 a 0 con el Bicho; 1-2 abajo con Vélez a la vuelta; 1 a 0 al Arse; 0-1 con la “Lepra” allá; 1-1 con Quilmes; 2-2 con Banfield; 0-0 con Gimnasia (ésto fue un verdadero adelanto de la Copa Angel Cappa, que luego disputarían Gimnasia y Huracán para ver quien zafaba del descenso directo); 2-2 con el Tomba; 1-1 con Racing y 0-1 abajo con All Boys. Luego “shot-al-ort” por parte de Passarella, el que se fue a la B.
Por su lado, el marido de Carolina Baldini (felíz ahora en Racing), obtuvo el 23,8 por ciento de los puntos y se fue dejando último al equipo.
Luego vino el interinato de Gabriel Rodriguez con el 26,6%; Néstor Pipo Gorosito (alias: “las vacas comen pasto pero siguen siendo vacas”, memorable refiriéndose al peso de Fabbiani); Leo Astrada con el 37,1; Di Caprio-Cappa con el 50 y el “extinto” para el fútbol J.J López con el 49,3%, o sea, 0,70 menos que el eficaz Angel.

EN GIMNASIA.

Ya en Gimnasia fue el peorcito con Pablo Morant: 30,5% y 30,3% de eficacia respectivamente.
El “verso” de Cappa-Di Caprio ganó 2, empató 5 y PERDIÓ los otros 5 partidos que jugó.
Sanguinetti obtuvo el 37,5% de los puntos; Leo Madelón el 44,0%, el leve “no-interinato” de Pablo Fernández que jugó y perdió 3 partidos; Diego Cocca con el 36,7% de la efectividad y el que está en la foto del final Darío Ortíz, el Indio con el 36,6% de los puntos ganados.

A Quilmes no lo dirigió.
De haberlo hecho, quizá asistíamos al póker de ases de Angel Cappa-Di Caprio.
Pero no.
Allí, al comando final estuvo el Sumo Vendedor de Humo y derivados, Caruso Lombardi.

Se fueron al descenso River, dejando completamente desnudo a Passarella y demás.
Quilmes, el equipo de Anibal Fernández.
Huracán, que ya estaba descendido antes de empezar por lo pobre de su juego y su plantel.
Y Gimnasia, el equipo de CFK.

Como para que todos aquellos que creen que las cosas pueden “arreglarse” a través del Poder o la Violencia, muerdan de una vez y para siempre el polvo de la derrota.
Tramposos históricos que hacen de la eventual manipulación un formidable negocio.
Pero que ésta vez quedaron al descubierto.
Eso no significa que no seguirán con nosotros.
Los tendremos.
Hablarán por radio y tevé.
Escribirán.
Dirigirán equipos.
Conducirán clubes.
Porque esto es dialética pura.
Y tendremos, todos, que seguirnos tolerando.
Los únicos que pueden empezar a quedar en el camino (ó mejor, en la cárcel), son los violentos y sus cómplices.
Eso sí sería revolucionario.