¿Inadaptados ó al revés, Perfectamente Adaptados?

Noticias | Pipo Rossi | 30-09-2010

Gastón Sessa ha sido protagonista de más de un bochorno a lo largo de su larga y rica trayectoria.
Ayer, tuvo en sus manos la suspensión del clásico porque hubo alguien que, inexplicablemente, le arrojó un objeto para lastimar.
Estudiantes estaba ganando.
Y estaba ganado un encuentro que parece no tener equivalencias. Hace mucho tiempo que al tiempo que Estudiantes se codea todo el tiempo con la elite mundial, Gimnasia pena y zafa en partidos definitorios que, para colmo de males, llenan de sospechas a más de un protagonista.
Ayer, Sessa, que se ha equivocado muchas veces, se “bancó” la agresión.
Y Pitana, administrativamente, entregó el objeto al cuarto árbitro.
Es que el show debe continuar.
El show va a continuar.
Hace una semana fuimos testigos gracias a la foto de un reportero, que policías y barras bravas de Estudiantes, aparecían copando una parada en el barrio de Floresta, en los alrededores de la cancha de All Boys.
¿Quien fue?
Nadie fue.
A lo sumo, disponibilidad de la Fuerza (la Federal) para el escrachado.
Y ahí termina el asunto.
Ayer, un inadaptado… ¿un inadaptado o un, por el contrario, perfectamente adaptado al sistema?, le tira con algo a la cabeza de Sessa, y le pega.
Imaginemos que Sessa no sigue.
Dolorido, golpeado ferozmente o no, el tipo, se tira al piso y no puede seguir o no sigue.
¿Qué hubiera ocurrido?
¿Suspensión del partido y pèrdida de puntos?
Debate interminable en el tribunal de disciplina.
Con resolución cuando la resolución no corta ni pincha… por ejemplo, la pèrdida de esos tres puntos, no modifica el ganador del campeonato, allí se decide.
Pero vuelvo al tema inquietante: el que tiró el objeto es un inadaptado o alguien perfectamente adaptado al sistema?
Respondemos la pregunta?
Hace falta?

Buscando desesperadamente a Lío.

Noticias | Pipo Rossi | 28-09-2010

Es raro. El tipo tiene la posibilidad de hacer el camino en 35 minutos, si viene temprano. Sube a la autopista Ezeiza-Capital, transita sin romper las reglas a 100 km por hora y deja su auto en algún estacionamiento de la calle Uruguay o de la misma Viamonte, o en el subterráneo, allí en Tribunales. Le llevaría unos minutos más caminar hasta el 1366 y, eventualmente, minuto y medio subir al tercer piso.
Supongamos que se cruzan varios hinchas para sacarse fotos con él o pedirle algún autógrafo. ¿Diez minutos más?. A los sumo, un cuarto de hora más.
Imaginemos que no andan los ascensores de la AFA, que deba subir por escaleras hasta el tercer piso de la Casa.
Tres minutos más.
¿Sumó?
Le llevaría una hora máximo ponerse frente a frente con Julio Grondona y decirle: “Julio, metí la pata, me equivoqué. Déme una segunda oportunidad, no se va a arrepentir”.
O las palabras que fueren.
No.
Se tomó un avión y se fue a Rusia para pedir una foto con Messi, una declaración de Messi, una conferencia conjunta, vaya a saber qué.
Antes había pasado por Olivos para sacarse la foto con Néstor kirchnner.
Despuès charló largo y tendido con Fernando (con Niembro) por Fox.
Le pidió a Mancusito que diera una vuelta de tuerca a su comicidad y declarara “un paso al costado” cuando ya estaba fuera de juego.
O sea… intenta “plantarle” el caso a Grondona.
¿Presionar a Grondona?.
A Grondona, a ésta altura, es dificil “plantarle una presión”.
Para colmo de males, Jorge Messi, el papà de Lío lo quiere lo más lejos posible de su hijo.
Ha puesto el grito en el cielo en numerosas oportunidades hablando con Grondona cada vez que Maradona producía algún escándalo.
Messi, Lío, que habla muy poco, dijo mucho en éstos meses: “con Checho juego como en el Barcelona”. Ó “me siento muy felíz con Checho”.
Para qué!
El Mundo Maradona se volvió loco.
Pero ha cambiado la estrategia.
En lugar de “disparar” sobre él, Maradona como con casi todas las cosas, a juzgar por su última aparición pública por Fox, decidió mostrar la cara de la bondad.
Maradona se volvió “bueno”, “comprensivo” y componedor. Excepto con Mac Allister (que dicho sea de paso, quitó la foto de su representado Batista de la pàgina web en la que “vende” su producto de representación, apenas Maradona lo mencionó).
Apenas si le dijo aunque con tono amable “Patrón” a Julio… ni siquiera a Grondona… “Julio es el Patrón”, dijo, con tono más suave que virulento.
Advertido que Messi tendrá la “manija” de aquí a Brasil 2014, decidió jugar sus últimas cartas viajando a Rusia, para verse cara a cara con Messi.
¿Qué espera de Lío?.
¿Una foto?.
¿Una declaración?.
Quizá una conferencia de prensa conjunta en la que, imaginemos, le digan a dúo al “Patrón”: “Julio… por favor déjelo-déjeme ser!!!”.
Quizá le piden a Ruggeri, Mancuso, el Negro Enrique, el profesor de gimnasia, los muchachos del camión de ropa, La Claudia, La Vero, Dalma, Gianina, el Kun Agüero y Benjamín que aparezcan en la foto.
Se dió cuenta un poco tarde que había perdido el puesto. Empezó a tomar nota que estaba en medio del abismo cuando estaba en medio del abismo.
Nunca atisbó, antes, a percibir que estaba frente al abismo.
¿Messi será su paracaídas?.

APARECIÓ DIEGOTE!!!

Noticias | Pipo Rossi | 24-09-2010

Aquellos que quieren entender la diferencia entre publicidad y propaganda tuvieron con la aparición de Diego Maradona en televisión una muestra gratis sobre ambas cosas, pero especialmente, de la última.
Una pobre muestra por cierto.
Solo la cuestión emocional: “Néstor y Cristina me quieren” dijo 5 y media de la tarde.
En ese momento pusimos al aire en El Diario de C5N una encuesta que hacía Infobae.com con la pregunta: “Usted lo quiere”?
Nueve de cada diez decían, al momento de escribirse estas lineas “no queremos saber nada”.
Contundente 90 – 10.
Los tarùpidos absolutos que en el programa del Gringo Fantino los domingos a la noche intentan convencer (y fracasan claramente en el intento), respecto de las condiciones de Maradona para dirigir equipos, debieran guardar el reportaje concedido a Fox para entender cómo deben hacerse las cosas.
No es vociferando.
Tampoco descalificando.
El problema -para los tarùpidos- es que el único capaz de arrastrar emocionalmente a las masas, es Maradona.
Es particular el caso del deterioro barranca abajo que se ha producido con Ruggeri.
Campeón con todas las camisetas, extraordinario líder dentro de la cancha, en degradé como técnico, y ahora de lleno metido a ganar el pedestal de la bufonería mediática.
Cree que defiende a Maradona con sus intervenciones.
Y en realidad lo que consigue Ruggeri son dos cosas: una vinculada a Maradona y es convencer a todos que no estuvo a la altura de las circunstancias.
La otra es personal: cada intervención lo introduce más en las profundidades del bufonismo mediático y lo aleja de la conducción técnica.
Dificilmente alguien en sus cabales contrate de aquí en más a Ruggeri como entrenador, pensando que luego puede ser extorsionado domingo a domingo.
En fin… volvió Diego.
Volvió y dijo.
El intento porque tenga su segunda oportunidad tiene las mejores intenciones.
Aunque uno sienta que se trata de venta absoluta y exclusiva, de humo.

TRABAJO INSALUBRE…

Noticias | Pipo Rossi | 20-09-2010

Hay trabajos que son insalubres.
De última para los televidentes está la posibilidad de cambiar. Si resulta insoportable lo que se está mirando, salvo que se cargue con un serio problema de masoquismo, se puede cambiar. O apagar el televisor. O, simplemente, leer.
O coger.
Ver televisión, entonces, es una decisión.
Claro que hay cada vez menos márgen en las subjetividades. Los medios hace rato que están a la caza de las subjetividades. Pero ese es un problema de los sujetos, pues que ellos se las arreglen.
En laburos como el de los mineros, el porcentaje que se cobra por tratarse de un trabajo nocivo para la salud, alcanza al 80 y pico por ciento del total.
O sea, si de sueldo se ganan 15 mangos, la factura con el monto final en mano, es de 100 pesos. La mayor parte del monto tiene que ver con el sufrimiento que implica la hechura del asunto.
Intentar hacer un programa de tevé poco tiene que ver, obviamente, con laburos en serio, como el de los mineros.
Ahora bien… soportar a bestias a cuerda, imbéciles que no han tomado nota de su propia muerte profesional (cada día que aparecen en televisión, se ponen más lejos de sus posibilidades de trabajo en su área, en su metié); fascistoides berretas a caballo de su escasa o nula inteligencia y extorsionadores que comenzaron a descender a los infiernos de la bufonería mediática, pueder ser, aún para alguien que quiere ejercer esta profesión, un trabajo insalubre.
Por eso evalúo seriamente la posibilidad de seguir algunos emprendimientos. Quizá un 80% de la factura total…
Pero ésto no es lo importante.
En todo caso, el juego del juego está vinculado a lo que el entretenimiento a destajo nos deja día a día, fecha a fecha.
Echemos entonces un vistazo a lo que dejó la séptima.

Gana Ramón y cruje Passarella. El insultante Cappa ve sólo lo que quiere ver. Racing sobrevive a la catástrofe al tiempo que Menotti y Comparada no encuentran final para su propio agujero negro y el Loco Martín, como siempre, salva a Boca para ¿goce? de Román que sigue mirando desde la platea y se prepara para Su Partido: la fecha 14 contra River.

River es pura esquizofrenia. Una semana está puntero del campeonato, a los siete dias en zona de descenso directo y una después en la Promoción.
Lo único inmanente en el Planeta River Plate tu grato nombre son los insultos de su entrenador Angel Cappa a cuánta platea ose estar a sus espaldas.
Cappa, el insultante, saca pecho por su pasado en… Huracán.
No es que salió campeón con el Barcelona. O ganó una Champions League con el Inter. O puso en todos los titulares al Ajax de Holanda.
No.
El hombre perdió el único partido que debió ganar: la final con Vélez. Menos mal que está Brazenas como chivo expiatorio para disimular el susto del profesor de Filosofía y Psicopedagogía.
Y encima se queja Cappa: “el estáblishment no me quiere”. Lo único que explica que Cappa conduzca a River es su pertenencia (la de Cappa) al Estáblishment que, según él, no lo quiere.
Passarella se está perdiendo la mejor versión de Ramón Díaz. ¿Cuáles son los antecedentes de Cappa?
Un subcampeonato con Huracán. Lo otro es menor. Todo lo demás es de un tenor cuasi inexistente.
Pero el “estáblishment” ama a Cappa y allí está.
Explicando lo que River produce. “Zafa” porque va ganando puntitos y entonces su voz se hace escuchar. Recomponiendo la falsa amabilidad y pseudo tranquilidad que otorga la impunidad de “construir el relato”, cosa que le encanta.
Él solo ve jugar bien a River. Le “acomodan” el fixture; hacen jugar por Copa Sudamericana “casualmente” a todos los rivales que le tocan al domingo siguiente, apuestan en suma a que River levante cabeza de una buena vez, campeonato mediante.
El Rojo vive su propio “karma”.
Menotti, su paso por el club, lo dejó otra vez hecho una piltrafa. Garnero, el pobre Garnero, pagó los platos rotos. Le trajeron un plantel para trabajar, moldearlo durante no menos de un año y a las 7 fechas, rodó junto con el mánager, escaleras abajo.
Tal como esta columna anticipó hace unos pocos días, los “Camioneros” están aquí.
Y comenzarán a tomar decisiones. El joven Comparada seguirá reinando, pero sin gobernar.
Si Gallego vuelve, esto tendrá que ver con los hombres de Hugo Moyano, hombre fuerte de la CGT, que están en la Comisión Directiva de Independiente y que han decidido tallar en el descalabro que se ha provocado. Entre otras cosas, la Televisión Pública ya le adelantó 9 meses de derechos. Los jugadores llevan 4 meses sin cobrar. Está último el campeonato debajo de Argentinos si uno tiene en cuenta la diferencia de gol.
Martín Palermo sigue dándole a Boca la posibilidad de pensarse como una alternativa seria.
Fecha 8 con Estudiantes es un mojón que, según los entendidos, marcará la verdadera posibilidad que éste equipo tiene.
Obvio que Riquelme juega su propio partido y las alternativas que maneja quieren ser adelantadas, fundamentalmente, por el propio jugador que se calzó botines y le pegó a la pelota.
Aunque sigue sin saberse la fecha de su vuelta, pareciera que ese horizonte comienza a vislumbrarse.

UN MUCHACHO BRUTAL.

Noticias | Pipo Rossi | 16-09-2010

Debo confesar que todas las veces que he protagonizado ó he sido partícipe de una discusión más o menos violenta por la tele, la primera sensación de es vergüenza.
Mucho peor cuando, como le dije a Beto Casella hace unos días, debo enfrentar la voz de mi Vieja del otro lado de la línea que me llama al orden.
Digo… estaría mejor no ser reprendido por esa suerte de “super yo” que encarnan los viejos, la Autoridad de referencia de uno.
Pero bué… es al fin, una cuestión que viene adosada al acto vergonzante.
Por otro lado la sensación tiende a enrarizarse aún más cuando recibo en la calle cálidas y numerosas felicitaciones por calificar de “chupaculos maradoniano” al impresentable y brutal macrocéfalo vociferante.
Lo que sigue por parte de los ciudadanos es la pregunta: “y en el corte no te pegó?”, o la variante: “y cuando terminó el programa… què pasó”.
La respuesta debe desconcertarlos, imagino.
“Nada”, les digo.
“En el corte, o en el final, no pasó nada”.
Es que el brutal vociferante es nada más que eso: un brutal incapacitado para casi todo, excepto para vociferar.
El hombre tuvo la suerte de tener condiciones para jugar al fùtbol. Y coincidir, en el campo de juego, con el genial Diego Maradona. Y fueron, como todo el mundo sabe, campeones del mundo.
De ahí en mas… nada.
Pero nada de nada. Y cuando digo “Nada” lo que quiero decir es eso exactamente: el tipo no tiene nada.
Nada que compartir.
Nada con qué argumentar.
Y por otro lado, ese costado, digamos, violento del tipo que se expresa en palabras fuertes, no tiene correlato en la realidad subsiguiente. O sea, despuès, el tipo… nada.
Lo único que se le conoce post-programa, es pegarle patadas a José Sanfilipo cuando salían de confrontar al aire en El Equipo de Primera.
Pataditas cortitas, por abajo, en los tobillos a un José que, totalmente desconcertado, miraba a los interlocutores (tira cables, camarógrafos, otros panelistas que salían del lugar) y les decía: “el estúpido éste me tira patadas”, más incrédulo que dolorido por los golpes.
En suma: estamos en presencia de un imbécil importante.
¿Porquè me lo banco?.
Porque me pagan. No hay otra explicación.
En los últimos años, despuès de haber tenido “todos los huevos” puestos en la “canasta” de Torneos, y de haberme tomado unos años sabáticos, me di cuenta que lo mejor es tenerlos repartidos.
Por si las moscas.
Y porque además, como nunca en los tiempos que corren, los dueños de los medios “comunican” a través de los periodistas o pseudo-comunicadores (es el caso de futbolistas que además son, por ejemplo, representantes de jugadores), sus propios intereses.
¿Cuál es el modo de conservar cierta mínima independecia?. Trabajando en distintos Medios que tengan intereses completamente diferentes entre sí. A veces, contrapuestos.

…….continuará……..

¿LA FINAL QUE NO FUE?…naaa, como dicen los pibes.

Noticias | Pipo Rossi | 07-09-2010

¿La final que no fue?
Es idílico, como casi todo lo que plantean, lo que nos viene desde allí. Es una caricia de los gaitas, macanudos ellos. Macanudos, no perdonavidas. Difícil ver gestos de soberbia en la vocesita de Iniesta o en los tranquilos dichos del Bigotón Del Bosque.
Macanudos e idílicos porque, en todo caso, nos cruzábamos en semis. La final que no fue, digámoslo, era con Brasil.
Los tipos, los gaitas, living la vida loca.
No labura nadie. O laburan poco. No toman nota, de ninguna manera en absoluto, de sus números macro-económicos. Y los “parados”, 22 y pico por ciento, los desocupados, son por ahora una estadística que sirve más para hacer política que su producido concreto en la vida cotidiana.
Dan la sensación, los gaitas, de ser lo más parecido a lo que históricamente han sido los brasileños en su relación con la felicidad.
Y encima, son campeones del mundo.
¿Quién los aguanta?.
En algún punto son como nosotros, solo que con algún fundamento. Tienen más fundamentos y argumentos para el “agrande” que están viviendo.
Prolijitos y ordenados van a ver a la Presidenta.
No se vuelven locos ante el asedio de las “fans”.
Y hacen hincapié desde el discurso en la necesidad de pelear contra el flagelo del aburguesamiento.
Quizá haya que prestarles atención.
Pero no para jugar como ellos.
Ni el mejor Menotti ni mucho menos el mejor Bilardo, han jugado en sus mejores expresiones (las Copas del mundo del 78-86 ó sus respectivos Huracán del 73 o Estudiantes del 82), como juega España.
El argentino está obligado a ser más expeditivo. La técnica al servicio de la practicidad pero no viceversa.
Aquí la técnica misma, el placer por el solo hecho del placer, sacando el resultado, no solo es insuficiente sino que provoca desocupación masiva entre los técnicos.
Imitarles en todo caso en el esfuerzo. En el sacrificio. En el no creérsela aunque se haya ganado. En la humildad que trasuntan los hechos, no las palabras.
Es decir: exactamente la antítesis del último proceso en la Argentina.
Salute “Gaitas” y gracias por estar aquí .

TRABAJANDO EN DOBLE TURNO, bajo la lluvia y con Sudestada. ¿”Apriete” de Viamonte?. Ser y también parecer.

Noticias | Pipo Rossi | 02-09-2010

El seleccionado nacional de fùtbol trabaja en doble turno. Bajo la lluvia en día de perros y tarde de perros. Trabaja en doble turno a los efectos de qué?:
¿Guardar las apariencias?
¿Ataque “concientizante” o, mejor, “concientizador”?
¿Un “champú” a Batista desde la calle Viamonte?
¿Los futbolistas han cambiado o son nuestros futbolistas quienes han cambiado?
¿Mascherano puede negociar fórmulas de entrenamiento con Guardiola?
¿Ó rueda escaleras abajo ante el primer intento?

La Argentina viene del subsuelo y sigue en el subsuelo.
Aunque se maquille la cuestión con el quinto puesto del mundial.
La Argentina, su seleccionado, está en deuda.
Lleva décadas en deuda.
Ocurre que se asiste, globalización mediante, a una cantidad excesiva de estímulos visuales aislados.
Vemos a Milito premiado.
Vemos a Messi premiado.
Vemos a Higuain convertirse en goleador de la Liga de España.
Vemos a Tévez ovacionado en inglés.
Se ven, en definitiva, partes. Cuotas partes aisladas que, para el caso argentino, no alcanzan a conformar el todo.
Las partes aisladas no suman cuando se ponen la camiseta argentina.
¿Porqué?
¿Falta de compromiso?
¿Falta de ideas?
¿Falta de compañerismo, o su contra cara, exceso de individualismo?
¿Falta de autoridad?
¿Relajo en los mandos?

Cuando llegaron los futbolistas para jugar este partido contra España, sobrevoló el fantasma de la anarquía a caballo de la palabra “negociación”.
Batista negocia, nos contaba La Nación el martes. ¿Con quien negocia el entrenador interino?. ¿Con Messi acaso?
Suena fuerte anarquía.
Quizá sea exagerado. Pero no parece encontrar, el seleccionado, un equilibrio que le de algo de paz.
Una vuelta al sentido común podría ser un ensayo de salida de emergencia. Si están aquí para jugar su partido, pues lo más recomendable es trabajar. Guardarse. No exhibirse. Ser. Pero, como la mujer del César, también parecer.