Sorry Coco, yo te avisé.

Noticias | Pipo Rossi | 29-11-2009

Y vos no me escuchaste.
Empecinado en dar vuelta el destino, amargo, post-seleccionado
lo que hizo fue desafiarlo.
Porqué irse mal?. Porqué él, justamente, el hombre capaz de
reirse y sorbreponerse a todo y a todos, debía irse del ruedo de
semejante manera, tan humillado, tan doblegado, tan, finalmente
condenado por la insoportable mirada de los otros.
Allí estuvieron para socorrerlo, sus amigos y amigos entre ellos
Carlos, Margarita y Coppola, Guillermito, el que fuma abajoelagua.
Todos los convencieron del operativo.
Atrás quedaría para siempre ese predio de Ezeiza, cruel, desangelado
atroz en el silencio que hace caer sobre los que pierden.
Y ya volvería a tronar la voz, un escarmiento en si misma, para
aquellos que se atrevieron a decirle que estaba de más al frente
del equipo nacional.
Los “Contras”, los periodistas claro y especialmente “los traidores”, los que lo masacraron de adentro, los que trabajaron a destajo con
el serrucho. A esos los quería ver a fin de año.
Pero ellos terminaron clasificando con lo justo. Justo cuando el
rostro rodeado por las canas ya ni siquiera disimuladas, estaba a
punto de quedar desencajado por las carcajadas.
No estuvo mal que sufrieran tanto, piensa, tratando de encontrar
vanamente un consuelo mìnimo.
Qué pasó?, se pregunta le Cocó.
Y peor aún… qué pasará apenas mañana, cuando venga el momento
de tomar las decisiones y él, el Coco, no esté con la voluntad firme
ni con los resultados -favorables- para restregar en el rostro de
los Contras.

TRISTE, SOLITARIO…¿FINAL?

Esa cara de Basile en medio del partido con Sanloré.
Ese rostro.
A mitad de camino entre Laurel y Hardy.
Stan Laurel, el inglés, el Flaco, y Oliver Hardy, el yanqui, el Gordo. Maravillosos comediantes de la “prehistoria” del cine que incluye una vuelta por el túnel del tiempo hasta desembocar en la década del 20 del siglo pasado.
Demasiado “ancho” para ser el flaco y quizá algo demacrado para ser el gordo, allí está, vencido y sin palabras, Le Cocó. En el justo medio entre ambos, ese “caripelón” basileano en el banco de suplentes de la lluviosa tarde en el Nuevo Gasómetro.
Los equipos son –juegan- a imagen y semejanza de sus modeladores.
Desprejuiciado, exquisito, atacadores y al mismo tiempo poco –o nada- afectos a la tarea defensiva y al trabajo fìsico: Angel Cappa, su Huracán, ahora cuesta abajo en su rodada. Terminará en la B?. Martínez, el reemplazante del Poeta Angelito ha dicho, claro y contundente: “no tiene piernas el equipo, se viene abajo en el segundo tiempo”.
Finalmente ha quedado desnudo el rey Angel aunque se empecinen en no verlo.
Trabajadores, corredores, sacrificados, ordenados y de pocas palabras, el Banfield de Falcioni.
Eficaces claro.
Y todavía les falta coronar.
Porque no habrá elogios ante un “coitus-interruptus” al estilo Huracán si no gana el campeonato.
Esa es la gran diferencia de Falcioni con Cappa: el primero sabe que está obligado a concretar; el otro completa con la dinámica de la dialéctica.
La dialéctica de lo impensado “menottista” hasta la médula.
Y Boca fuera de todo.
Con la única posibilidad de la amenaza latente: “si no me dan la plata que yo quiero, no habrá el año próximo, fútbol para todos” hacen saber a quien quiera oír.
Más dinero requiere Boca y entrará en flagrante contradicción con el “modo de distribución K” que supo impulsar a través de los contactos peronistas del presidente Ameal.
“Yo estuve en el fragote, ahora quiero mi parte” comenzarán a soplar en los oidos de todos quienes pueden influir en Julio Humberto I de Viamonte, el Cóndor.
El Cóndor, dicho sea de paso, ha vuelto a “empomarlos”.
Con un modo peronista, distributivo y K, el Cóndor (Julio Grondona se llama a sí mismo “El Cóndor” porque los mira a todos desde su vuelo, bien desde arriba), los volvió a empomar para beneplácito de los más “pequeños” e ira generalizada de Comparada, Vélez y, claro, Boquita.
Son los que más han cobrado aplicando la vieja consigna tanguera; aquello de “el que no llora, no mama” en los últimos 15 años.
Ora por derecha, ora por izquierda en forma de adelantos, el Cóndor ha ido tapando agujeros e incluso –grita Ducatenzeiler todavía, mientras hace contactos para vender jugadores- “arreglando” campeonato a través de los arbitrajes.
Y Boca, desacostumbrado a besar la lona, ahora quiere impedir el ingreso de las cámaras de fútbol para todos el año que viene.
No habrá caso.
El Cóndor tiene una caja chica de 140 millones de pesos y si sus sugerencias no resultan suficientes, la muchachada del gobierno hará entrar en razones a Ameal y su gente para que los goles de Boca, no vayan a quedar –válganos Dios nuestro señor- secuestrados.
El problema es el equipo.
No hay plata que alcance si Bianchi y/o Basile no aciertan con los nombres a comprar y siguen apostando a los “veterans”.
Duro año para le Cocó.
Eyectado del seleccionado por Heinze, los bajitos y Diegoarmando que ha quedado afuera del sorteo del mundial, creyó que levantaba cabeza en Julio cuando llegó a la Bombonera de la mano del Virrey: “volvió la alegría y el wisky”, tronó en aquella inolvidable conferencia de prensa.
Pues no.
O al menos, la alegría no.
Más bien la tristeza infinita del Flaco Stan y la inolvidable torpeza del gordo Hardy.
Solo le falta el blanco y negro, para completar semejante deterioro.
La “cama” de los bajitos y el Genuflexo K que imposta “guevarismo de tatuaje” en la selección; la impotencia de los veterans, en Boca, más las equivocadas decisiones de Charles Lucky sin la ayuda –o con?- de la reina Margaret, ha demolido a Basile.
Pero Ameal todavía cree.
Hace saber que Boca puede vivir 2 años sin recibir un peso de la plata del Estado.
Ver para creer, hubiera dicho el relator uruguayo al que –inconcebiblemente- se extraña cada vez que Araujo pifia en los nombres de los futbolistas.
Ameal blande la amenaza.
Bianchi no aparece por ningún lado.
El equipo se acostumbró a perder.
Y le Cocó ni siquiera hace chistes.
Puede ser peor?
Sí. Siempre puede ser peor nos recuerda Pergo desde alguna vieja grabación radial.
Que así no sea, por el bienestar de la primera minoría.

HINCHADOS UNIDOS VENCEREMOS…(e iremos gratis al mundial)

Noticias | Pipo Rossi | 26-11-2009

Aparece el señor Mallo y nos dice: “no somos una fuerza de choque” y uno se queda pensando: “amigo… ojalá no me toque ser testigo de lo contrario”.

Sigue el señor Mallo declarando: “queremos ser reconocidos como una ONG porque de lo contrario…”, y uno completa el pensamiento “nos van a romper la cabeza a todos…”

Pero -tranquilizador Mallo completa- “iremos a la INADI para denunciar discriminaciòn”.

Ahá… suspiramos.

Y entonces nos quedamos pensando tratando de comprender. “Lo que estos muchahos están diciendo es lo que yo estoy escuchando?, esto es, ellos van a denunciarnos a nosotros (al Estado, en caso de que no se los reconozca como ONG), por discriminarlos”?.

No puede ser, me digo.

Esto es el mundo al revés.

Cómo es que hemos llegado a ésto: que un grupo de barras que aún no se ha “auto-financiado” ¿apretando? planteles y/o dirigentes, se ubique como víctima?

Llama la atención.

Llama la atención?

Ó, tratándose de nuestra Argentina, esto que se prepara es lo más normal dentro de nuestra normal cotidianeidad?.

Los barras bravas no pueden existir sin protección.

Los barras bravas no pueden existir sin protección de la dirigencia de su propio club (omitiéndolos, ocultándolos, contratándolos o empleándolos en blanco, con cuit y aportes jubilatorios).

Los barras bravas no pueden existir sin protección de la dirigencia de su club y de la Seccional  de Policia Federal o Bonaerense, o Cordobesa o Tucumana, que está instalada al frente, a la vuelta, en la otra cuadra de la cancha.

Los barras bravas no pueden existir sin la protección de la dirigencia, que está protegida por la Policía que está protegida por algún miembro (importante en primera, segunda o última instancia), del Poder Judicial.

Los barras bravas no pueden existir sin la protección de la dirigencia, que a su vez está protegida por el Poder policial, dentro del círculo protegido por el Poder Judicial, que descansa o se protege, finalmente, por algún Comisario Polìtico.

Por algún “Poronga”.

Sepan ustedes disculpar por lo soez del lenguaje.

La “línea” estaría constituida, entonces, por barra-dirigente-policia-juez-político.

Es decir, es necesario e imprescindible que alguno de estos factores resista a pertenecer a esta serie de círculos dentro de otros círculos mayores y a la vez, más poderosos.

Si no hay “rebelión” en el sentido de cortar las connivencias, las barras bravas siempre sentiràn que “pertenecen”.

Y, se sabe, “pertenecer, tiene sus privilegios”.

Lo publicado por el periodista Gustavo Grabbia demostrando la convivencia y vinculación entre barras, policías y poder político (y hay dirigentes que estàn o estuvieron en cargos importantìsimos en diferentes clubes para despuès recalar en sucesivos gobiernos locales, provinciales o nacionales), echa por tierra cualquier esperanza de que algo cambie.

Por eso puede causarnos cualquier cosa (enojo, desesperanza, indignción e impotencia) el hecho de que los barras devengan Ongs en la Argentina.

Todo esto, excepto extrañeza.

FÚTBOL DE IZQUIERDA (y de Derechas…que siempre paga mejor, joder).

Noticias | Pipo Rossi | 22-11-2009

Cappita, el profesor de Filosofía y Psicopedagogía, está otra vez desnudo. Su “método” defensivo (inexistente claro… “nosotros, los cappistas-menottistas solo creemos en el fútbol ofensivo; de qué sirve ganar con un tiro libre, como le pasó, nuevamente, con San Lorenzo”?), quedó –vaya insistencia- al descubierto cuando el Flaco Bolatti levantó la manito pidiendo off-side de Civelli, que ya la había mandado a guardar. Anunciadísima la acción por el Chaco Torres, previo a pegarle en el tiro libre.
Claro, a nosotros, a los hombres que practicamos el “fútbol de izquierdas”, no nos interesa el resultado: “ellos hicieron el gol y después no tiraron tres pases seguidos”.
La pregunta es… desde dónde les viene la soberbia a ésta gente?.
No paran de perder.
Pierden.
Siempre.
O casi siempre.
Ganaron en el 73 y luego, buena verba, autoritarismo (Menotti fue uno de los hombre populares y públicos más importante durante la Dictadura Militar, al punto que no podía ser criticado ni él ni su seleccionado), y cholulismo periodístico mediante, no necesitaron nada más.
Eso sí: cada vez que juegan, cada vez que compiten, hacen un papelón.
El equipo de Cappita (al que le faltan Pastore y Defederico, no Kakà e Iniesta, repito: Pastore y Defederico), no “se cayó en la séptima fecha” tal como pensaban muchos.
Hizo una papelón en la primera parte, en el primer semestre; estuvo a punto de mojar y todavía se sienten los llantos acusatorios hacia el árbitro Brazenas en el segundo campeonato y se encamina hacia los últimos puestos en éste certámen.
Aún así, con un panorama alrededor de devastación que incluye a Boca y a River, puede clasificar para la Copa.
Pero Cappita ya ha anunciado que se va en Diciembre.
Se va Cappita, el hombre al que le faltó la última puntada.
Cuando se queda solo, cuando el silencio lo rodea, cuando el grupo de aduladores se va, se preguntará Cappita porqué sacó al único delantero que tenía en aquel partido contra Vélez, el único en el que debía ir al frente y terminó reculando?
Haciendo tiempo, metiendo las colitas bien atrás.
Se preguntará Cappita porqué la mayoría de esos jugadores no pudo dormir la noche anterior al único partido que debían ganar y perdieron?
Es más cómodo instalar que la culpa fue de Brazenas.
Cappita, déjeme decirle: les faltó coraje.
Y fútbol les faltó, Cappita.
Les pasó lo que su amigo Valdano (otro prohombre de la izquierda madrileña que cobra, rigurosamente, por derecha), llama “pánico escénico”.
Y lo que el Loco Gatti, un poco más terrenal, si nos permite profesor, denomina “cagazo”.
Se hicieron encima Cappita.
Su cara en aquella final denotaba tanto temor que podía olerse a la distancia.
Porque el temor se huele además de verse, Cappita.
Y su cara fue la cara del temor.
Estuvo cerca.
Pero habrá que seguir participando.
Una pena.
Ya San Lorenzo le ganó una vez a puro tiro libre.
Y usted no aprendió.
O aprendió a medias.
Siempre están a manos los jueces para culpar: “la prepotencia de Pezzotta”.
En serio Cappita… en serio.
La prepotencia de Pezzotta o la rotunda idiotez de Goltz?
Pero le quedan los medios amigos.
Los que consumen el discurso.
Ha hecho, en ese sentido Cappita, un trabajo admirable.
Otros quedan deshilachados en el camino.
Hasta Bianchi termina sonando ridículo si los resultados le dan la espalda a los proyectos. Su francés suena estúpido y su voz más finita que nunca, un chirrido espantoso.
Pero a usted, a ustedes los hombres que practican el “fútbol de izquierdas”, nunca les va mal.
Cobran en dólares.
Y cobran bien.
Trescientos mil dólares al año es una buena cifra. O eran seiscientos en el segundo año?
Lástima ese “palo verde” de premio que se escurrió de entre los dedos del petiso Moralez.
“Maldito petiso”!!!, pensó Cappita.
No pudo decirle “sin manos” a Monzón. No.
Buena plata paga el fútbol al discurso, no Cappita?
Hasta en un club rodeado de chicos consumidos por el paco criminal y las sucesivas políticas de empobrecimiento.
Declaramos elegantemente por izquierda, pero el crédito de nuestras tarjetas es ilimitado. Y siempre tenemos Madrid, obviamente.
No vamos a vivir en la periferia eternamente, válganos Dios nuestro señor.
Encima cobramos por las dos ventanillas.
Por “izquierda” cuando nos ponemos en la primera línea del progresismo vernáculo y defendemos la Ley de Medios contra el Monopolio (de Clarín) y luego somos primera figura junto a Carusito (el humeante), y hacemos la publicidad repetida un millón de veces para el negocio de Clarín del Gran DT. Para uno de los negocios del Monopolio. Para una de las leyes kirchneristas.
Genial profesor.
Déjeme admirarlo hasta el hartazgo.
Desconozco si cobró “cachet” al gobierno de Cristina por su activa defensa de la Ley de Medios.
También si el Monopolio le depositó en su cuenta del Banco español.
Pero como los amigos K, dicen, manejan todo con la “caja” y la empresa privada también, no tengo porqué pensar en lo contrario.
Aún no cobrando “cash” usted ya sabe que pertenecer tiene sus privilegios.
Hay otros modos –en especie- de cobrar.
O quizá donó lo ganado para combatir la pobreza.
Sospecho que los diarios hubiesen hecho una cobertura especial, igual que TN.
Nada de ello hubo, estimado profesor.
Y hora se va.
Una pena porque arma buenos equipos.
Como su admirado Menotti.
Duran un ratito.
Pero qué ratito, estimado profesor.
Bien valen la eternidad del instante borgeano sus equipos.
Lástima que o se caen en la séptima fecha, o se asustan en la situación culminante y límite, o se arrastran a partir del año de comenzado el trabajo.
Eso sí, lo que no se deteriora es el discurso.
En eso profesor, en el habla, en la “construcción del relato”, en el discurso, en la versión propia de la historia, ustedes, los hombres que practican un fútbol de izquierda, jamás serán superados.
Jamás.

CHARLES “LUCKY”, MARGARET y boquita, la Sociedad de Fomento.

Noticias | Pipo Rossi | 19-11-2009

No pasa por un buen momento el entrañable vìnculo entre Carlos Bianchi y el Club Atlético Boca Juniors. El otrora indiscutido e indiscutible ìdolo boquense, su consenso, se està viniendo abajo sin que nada pueda oponerse a su caida en desgracia. Nadie más que él mismo ha generado esta circunstancia. Han sido “sus” decisiones, diría Miguelito Russo.
No resulta suficiente su “sex appeal”, su seductora pronunciaciòn francesa (seductora para el grupo de “sibianchistas”, ridícula para tout le monde que no forma parte del grupete), para acallar el murmullo que se gesta en el Planeta Boca a partir de la serie de errores que no solo llevan su firma, sino que son ratificados desde la colosal estatura de su ego en cada presentación cuasi pùblica.
Ya no da la cara, Bianchi, Charles “Lucky”, el hombre que en su condición de Director Técnico contaba con el “celular de Dios” siempre a mano.
El celular no funciona para los Mánagers. O al menos, para éste, su tiempo como Mánager de Boca, pretendido “paraguas-protector” de Amor Ameal, el hombre que “no tiene idea de fútbol”. Ya no da la cara. Ahora comunica a través de la agencia de noticias Telam.
Tiene una ventaja, Charles Lucky, con ésta metodología. Cuando levanta el teléfono para llamar a la redacción no ve la cara de sus interlocutores y se asegura distribución nacional.
Tampoco puede el periodismo repreguntar.
El hombre está convencido que ese casi Millòn de dólares anuales, es el monto justo que paga el Club por su “acto de presencia” cotidiana. Cómo no va a ser justo si él, la perfección de la falsa modestia en movimiento, ha sido el que lo fijó?. Todas sus decisiones han sido equivocadas, a juzgar por los resultados.
Parece que Basile, lugarteniente privilegiado de la Logia “Viva la Santa Coloración, mueran los salvajes pelados”, no era el hombre indicado para éste momento de Boca.
Aunque resista, persista y se encierre en su propio mundo el envejecido DT que no puede -Boca mediante- cerrar la herida provocada por la “traición” de Maradona, el pseudo rebelde revolucionario con tatuaje del Che, devenido menemista-delarruista e inversión mediante, kirchnerista de la casi última hora.
Volviendo a Charles “Lucky”, tampoco ha sido buena la idea de la “gira europea”.
Le quitò piernas a los veteranos integrantes del plantel y los terminó poniendo de rodillas en todos los frentes.
Conmovedor ha resultado el esfuerzo de Riquelme por Coco -el vetusto- en pos de ganar algunos porotos. Se terminó rompiendo la planta del pié, el Diez de Boca.
Como conmovedora también resulta la exposición del inminente ex arquero Roberto Abbondanzieri por sostenerse en el retrato glorioso que alguna vez fue.
Basile, fiel a su estilo, ha “bancado” a todos. Y todos, a su modo, han hecho su esfuerzo.
No alcanza.
Lejos está de ser suficiente.
Boca ha entrado de lleno en la confusión de la mano de Bianchi y Basile.
Todo bajo la mirada estupefacta de Ameal, apostrofado para siempre por su empleado como “el presidente que no sabe de fútbol”.
“Bianchi y Basile son incompatibles”, ha dicho Juan Carlos Crespi, amigo muy amigo de Basile y “embolado” muy “embolado” con Bianchi.
Lo son?
La incompatibilidad es solo la percepción, acaso, de un “desplazado” como Crespi?
Puede ser, pero el horno va quedando imposible para bollos.
Solo falta que vuelva, virulenta y desafiante, la reina Margaret de Palermo Chico y nos espete a todos lo que se le atribuye entre los palcos de la Bombonera: “hasta que llegamos nosotros, ésto era una sociedad de fomento”.

Elio Rossi, Biografía

Noticias | admin | 17-11-2009

Elio “Pipo” Rossi nació en 63, con Kennedy a la cabeza. Cordobés de nacimiento y porteño por adopción mutua, trabaja como periodista desde antes de terminar la secundaria por lo que, transcurridos casi 30 años, muchos ruegan que se jubile pronto.

Trabajo en Radio Unión de Bell Ville, Radio Universidad de Córdoba, Canal 10 de Córdoba, Cadena 3 Argentina  y desde el 91 en Canal 13, Canal 9, America TV, ATC, Telefé, TyC Sports y Fox Sports hasta el 2002 cuando, harto ya de estar harto, vendió un BM para gastárselo en Europa y por las rutas del sur argentino haciendo “fiaca”.

Reinsertarse le costó mucho más de lo que está dispuesto a aceptar, igual que esforzarse para ganar un lugar a los 40 años en algún medio europeo. Lo perdió su costado tanguero y volvió con el caballo cansado para divertirse en C5N, Fox Sports, Radio Del Plata y Radio 10, y, fiel al “ser periodista”, seguir molestando hasta que el cuero le dé.